Excite

Y los sueños... ¿sueños son?

  • Franz Schrotzberg - Wikimedia Commons

No es difícil encontrar manuales que explican el significado de los sueños: si sueñas con ardillas es que pronto te visitará la inspiración. En realidad, estos manuales están más concebidos como métodos para adivinar el futuro y, como tales, tienen nula credibilidad. La ciencia se aproxima al tema con otra perspectiva y, aunque va realizando avances, no tiene todavía todas las respuestas.

Lo que está claro es que no dormir y no soñar es perjudicial para la salud a muy corto plazo, pudiendo llegar a sufrir alucinaciones y desembocar, en casos extremos, en enfermedades mentales. Durante el sueño se pasa por distintas fases cada vez más profundas hasta llegar a la fase REM, en que se producen los sueños. Si uno se despierta durante esa fase, conserva el recuerdo de lo soñado, aunque a veces durante muy poco tiempo. El resto de sueños no quedan grabados en la memoria.

Se cree que los sueños están formados por elementos de los acontecimientos del día anterior ligados con elementos fantásticos para componer una historia que tenga cierta 'lógica'. Parece comprobado que los sueños son fundamentales en la consolidación en la memoria de los recuerdos del día, funcionando como una especie de banco de pruebas en el que se 'decide' conservar o descartar la memoria de cada evento.

FOTOS: ¿Qué dicen de tu personalidad estos puntos rojos?

Un reciente estudio realizado en París parece confirmar la importancia de los sueños. Se selección a un grupo de pacientes con déficit de auto-activación, una afección que provoca apatía completa y falta total de motivación. Se les pidió a esos pacientes y a los de otro grupo que no sufría el mismo trastorno que anotaran los sueños que recordaran al despertar. Solo cuatro de los trece pacientes con el trastorno refirieron sus sueños (el resto quizá no soñaron, o sí lo hicieron pero no recordaban los sueños o, simplemente, no los anotaron).

La diferencia entre ambos grupos resultó interesante: los sueños de las personas normales contienen elementos fantásticos, como hablar con dragones o volar, mientras que los sueños de las personas con DAA eran completamente normales, indistinguibles de los recuerdos, sin elementos irreales. Parece, pues, que el cerebro necesita de los sueños para funcionar con normalidad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018