Excite

Varias alternativas a los tampones y las compresas

La subida considerable de impuestos en el precio de productos indispensables para la mujer cuando pasa por la menstruación ya propició que un grupo de británicas se pusieran en pie de guerra. Más de 23000 mujeres firmaron una campaña en change.org pidiendo al gobierno de Gran Bretaña que retirase las excesivas tasas en esos productos. Por ello, a continuación se describen alternativas a tampones y compresas más económicas.

    @FarmaciaArias - Twitter

Cinco buenas alternativas

En España los precios de las compresas y los tampones no son del agrado de la mayoría de las mujeres. Por ello proponemos cinco alternativas para no tener que gastar tanto en un producto de higiene íntima que además es de primera necesidad para la mujer.

La copa menstrual cuesta entre 15 y 30 euros. Para usarla se debe hervir en agua durante tres minutos e introducir con las manos totalmente limpias. No se debe introducir tan arriba como un tampón. Lo bueno que tiene es que es reutilizable y dura varios años. También se puede dormir con la copa puesta.

Otra opción es el tampón sin cordón. También denominado el tampón sin hilos, se comercializa asegurando que hace posibles las relaciones sexuales sin necesidad de retirarlo. Está formado por una esponja que incluye un gel deslizante aséptico y una abertura que facilita su extracción. Puede absorber durante ocho horas y se tira a la basura después de su uso. Una caja contiene tres unidades y tiene un precio de 6 euros aproximados.

Existe también una colección de ropa interior ecológica que posee capas absorbentes y antibacterianas para los días de menstruación. Son conocidas como Thinx, las braguitas anti-manchas, y han llegado al mercado tras un exitoso kickstarter en internet. Cuestán entre 20 y 30 euros según el modelo y son cómodas de usar.

Las esponjas marinas suponen el cambio natural del tampón sin hilos. Son reutilizables, se limpian con jabón neutro y no contienen fibras sintéticas. Se deben mojar en agua tibia antes de ser usadas. La esponja se expande adaptándose al cuerpo. Luego se limpia y se exprime y se puede volver a usar. Durante los días del periodo se enjuagan con agua y se vuelven a usar. Cuando por fin acaba, se coloca la esponja en un vaso de agua tibia con dos gotas de aceite esencial de árbol de té y se enjuagan a la mañana siguiente. Luego se deja secar y se guarda hasta el siguiente ciclo menstrual.

FOTOGALERÍA: El Kamasutra para embarazadas

Por último, tenemos las compresas reutilizables. Están fabricadas con algodón de Primal y se lavan para volver a usarse. Sus partidarias afirman que son más cómodas que las de plástico con el inconveniente de tener que lavarlas, que supone un considerable gasto diario de agua durante el periodo.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018