Excite

El uso prolongado del móvil incrementa la actividad cerebral en la zona cercana a la antena

Nadie lo hubiese dicho al principio, cuando tan solo los hombres de negocios más punteros llevaban móvil. Hoy, quien más quien menos lleva uno (o más de uno) encima. Estamos acostumbrados a estar localizados en todo momento, y a hablar con quien queramos justo cuando queramos. Entendemos más que nadie de ofertas, tarifas y horarios de precio reducido. Pero lo que aun no tenemos claro es qué efecto tiene el uso de los móviles en nuestro organismo. Precisamente ese es el objetivo de un estudio que han realizado investigadores del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos. Y el mismo determina que el usar un teléfono móvil durante 50 minutos acelera nuestra actividad cerebral en la zona más próxima a la antena.

La anomalía concreta que ha detectado el estudio llevado a cabo por Nora D.Volkow es que las ondas emitidas por los teléfonos móviles tienen la capacidad de alterar el metabolismo de la glucosa en nuestros cerebros. Este metabolismo es uno de los principales indicadores de actividad cerebral. Se calcula que la misma aumenta en un 7% si el sujeto ha estado hablando por un teléfono móvil durante al menos 50 minutos. Aunque aun no se pueden sacar conclusiones acerca de cómo eso nos puede afectar, los resultados de la investigación prueban de una vez por todas que la radiación electromagnética emitida por los móviles tienen un efecto directo y cuantificable en nuestros cerebros.

Los investigadores implicados en el estudio se han apresurado a señalar que las conclusiones derivadas del mismo no están en absoluto relacionadas con los hipotéticos efectos cancerígenos del uso prolongado de teléfonos móviles. Para asegurar la existencia de los mismos, tendrán que llevarse a cabo estudios más específicos.

Imagen: Ildar Sagdejev en Wikimedia Commons

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017