Excite

Unos investigadores de Barcelona fabrican una máquina para sentirse en el cuerpo de otra persona

  • @filmforumfest - Twitter

Un grupo de investigadores ha creado lo que ellos llaman La Maquina para ser Otro, más conocida por su nombre en inglés: The Machine to be Another. Gracias a este aparato podemos sentir en nuestro propio cuerpo las emociones que se perciben desde el punto de vista de otra persona.

El invento ha sido realizado por un grupo de científicos llamado Be Another Lab, que trabaja desde Barcelona. Gracias a La Maquina para ser Otro, las personas han experimentado cómo cambian su color de piel o se transportan a una figura distinta en la que incluso cambian de sexo, pero las sensaciones vividas en el cuerpo ‘prestado’ siguen siendo propias y muy reales. Esta es la potente ilusión que genera este aparato en nuestras mentes.

Para hacer realidad este viaje, han sido necesarias las famosas gafas Oculus de realidad virtual, unas webcams, auriculares y un sistema de servomotores que hacen posible el intercambio de cuerpos.

El procedimiento es simple y se precisa de dos sujetos para llevarlo a cabo. Uno de ellos se coloca el dispositivo en la cabeza y recibe imágenes de la cámara que el otro individuo lleva incorporada. Las personas participantes se encuentran en ubicaciones distintas.

Con el objetivo de hacerlo más real se usan estímulos táctiles, motrices y sonoros, como la voz, que es pregrabada, que se reproduce en el pensamiento original vinculado a cada objeto y movimiento. Esto se experimenta como si estuvieran hablando dentro de nuestra mente.

The Machine to be Another se ha utilizado en varios experimentos. En Dancing on the feet se ha hecho sentir a personas en sillas de ruedas como danzaban de pie, mientras que en Funcional Diversity Exchange, se hacía justo lo contrario, concienciando a los bailarines sobre las limitaciones en los movimientos al tener una discapacidad física.

En The girl with red tears, una madre podía ponerse en el lugar de su hija adolescente en primera persona. Por último en Gender Swap, los participantes sentían como su cuerpo cambiaba de sexo. Este último fue el que más impacto causó en los participantes.

FOTOGALERÍA: dime cómo duermes y te diré cómo es tu relación

Pero lo mejor de La Máquina para ser Otro no es que experimentemos una ilusión, sino más bien promover la empatía entre las personas de diferentes condiciones sociales, culturales e ideológicas. Se trata de un gran recurso para trabajar la identidad de género, el respeto mutuo o la teoría queer, aunque sería totalmente válido para tratar temas como los problemas de pareja, las disputas familiares y cualquier otro problema que tenga en la falta de empatía a su mayor enemigo.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017