Excite

Un sistema español logra que el 44% de los adolescentes deje de fumar

  • Getty Images

Un programa español elaborado por estudiantes de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo en Madrid, ha conseguido que el 44% de adolescentes intervenidos haya dejado de fumar después de tres meses de seguimiento.

Los españoles comienzan el consumo de tabaco alrededor a los 13 años de media. Por este motivo el plan creado por estos universitarios estaba dirigido exclusivamente a adolescentes. En el proyecto se hizo hincapié en la importancia de que los jóvenes tomaran consciencia del riesgo que existe con este hábito.

El programa ha sido dirigido por la profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública, Isabel Martín Antoniano, y con la colaboración del catedrático de Farmacología, Luis Fernando Alguacil y la profesora de Toxicología, Carmen González.

El esquema se dividía en dos fases, una formativa y otra de seguimiento. Los expertos fueron recogiendo datos en ambas etapas sobre tensión arterial, peso, enfermedades, medicación de base, dosis consumida, tipo de tabaco e historial como fumador.

De todos estos datos, los investigadores advirtieron que el fin de semana es el gran enemigo de los jóvenes para dejar el tabaco. Dejar este hábito de viernes a domingo supone una gran carga de estrés para los adolescentes, y una gran frustración si recaen. Y es que la mayoría de ellos no sufren adicción física, sino que más bien es psicológica.

Trabajando los conocimientos y creencias arraigadas en los pacientes acerca del hábito de fumar, establecían con los adolescentes una relación de proximidad, empatía y confianza, adaptando los mensajes motivacionales a su personalidad.

También se puso énfasis en buscar razones por las que dejar de fumar, reforzando aquellas que hicieron a los jóvenes planteárselo. Además, se buscaba que afrontaran los motivos y miedos que les impedían tener éxito. En todos los pasos se busca hacer protagonista del cambio a la persona.

A continuación se entrenaban técnicas de relajación, se les daba apoyo personal y se formaban grupos de trabajo con otros pacientes que estaban dejando el tabaco y exfumadores. Luego se llevaba a cabo una entrevista personal con el sujeto para valorar el trabajo de separación del hábito de fumar en determinados lugares y situaciones.

FOTOGALERÍA: los famosos que fuman

Por último, se conciencia al joven de los beneficios obtenidos en cada una de las fases del tratamiento y se le hace ver la sustitución compensatoria que existe al realizar otras conductas en lugar de fumar, así como del dinero ahorrado y la mejora en salud.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018