Excite

Un padre con la cara desfigurada de nacimiento decide tener una hija con el mismo problema

  • @healthoutbreaks - Twitter

La historia que se narra a continuación es una de esas que conlleva a la reflexión y el debate sobre lo que es ético y moral. Y es que un padre que tiene la cara desfigurada de nacimiento, decidió tener una hija aún sabiendo que esta iba a nacer con su mismo problema. El hombre y su mujer han recibido duras críticas de parte de los vecinos, que los han acusado de personas crueles.

Según informa el diario DailyMail, Simon Moore, es un británico de 30 años que tiene la cara desfigurada por sufrir el síndrome de Treacher Collins. Su enfermedad es de tipo genético y se caracteriza por hacer que la persona presente deformidades craneofaciales como ausencia de pómulos. Se trata de un problema que afecta a una de cada 50 000 personas.

Moore pasó gran parte de su infancia siendo humillado por el resto de niños y aún a día de hoy tiene que lidiar con los extraños que le señalan y le miran de manera rara cuando lo ven por la calle. A pesar de estas malas experiencias, él y su esposa Vicky decidieron tener a su bebé cuando las exploraciones revelaron que tendría su misma condición.

Este hombre que vive en Norfolk, al este de Inglaterra, ha sido muy criticado por sus vecinos. Y es que la pareja se sometió a fecundación in vitro para poder formar una familia y se les dio la opción de pagar 9000 libras para un tratamiento que pudiera detectar y destruir los embriones que portan el gen defectuoso que provoca el síndrome de Treacher Collins. Pero la pareja rechazó esta opción.

La bebé, llamada Alice, nació en febrero de 2014. Además, de las críticas de los vecinos, ya hay niños en el barrio que la llaman la "gárgola". No obstante, la pequeña no tiene los rasgos propios del síndrome Treacher Collins tan pronunciados como su padre.

Eso sí, tanto Alice como su padre son sordos de nacimiento. De hecho, se puede decir que gracias a esta deficiencia conoció a su mujer en un curso de lenguaje de signos. A pesar de las duras críticas y de la crueldad del ser humano que le espera a la niña, su padre se muestra optimista y afirma que "le diré que es hermosa todos los días".

Moore sorprende cuando dice que "nunca deseé que Alice no tuviera el síndrome Treacher Collins". Y añade que "a pesar de que crecí con todos los problemas y complicaciones que conlleva esto no me molestaba si mi hija lo tenía o no". Además, aclara que para él su hija es lo más importante asegurando que "no hay nada en este planeta, ni de lejos, tan especial como Alice, me ha cambiado la vida".

El padre argumenta que los médicos estuvieron asesorándoles en cada paso del embarazo, y estaban de acuerdo con cada una de sus decisiones. Además, ratifica el hecho de que ella se sentirá querida si crece entre personas que la quieran y que eso es lo más importante.

FOTOGALERÍA: Las enfermedades más raras del mundo

Su mujer se siente feliz de que su hija se parezca a su marido diciendo que "se trata de un caso singular que también tiene él y él es increíble. Además, añade que mucha gente se piensa que ella es una mujer contratada para cuidarlo a él y a su hija y quedan sorprendidos cuando se enteran de que es su mujer y madre de Alice. Algo de lo que se siente muy orgullosa.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018