Excite

Triglicéridos altos: un factor de riesgo para la salud

Los triglicéridos son un tipo lípidos formados por una molécula de glicerol y tres ácidos grasos y se sintetizan en todas las células del organismo en pequeñas cantidades, aunque es en el hígado donde se producen en mayor cantidad.

Entre las funciones biológicas de estas grasas encontramos: la producción de energía y, por lo tanto, de calor metabólico, la protección mecánica contra los golpes y aislamiento térmico del medio interno.

Los niveles de triglicéridos altos se denominan en la jerga médica como hipertrigliceridemia, que es diagnosticada cuando los niveles de triglicéridos en sangre superan los 150 mg/dl que se consideran normales, y se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y pancreatitis.

Cuando un paciente es diagnosticado de hipertrigliceridemia, ha de realizar ciertos cambios en su alimentación para consegir una dieta baja en grasa. Para ésto, evitar la grasa visible de los alimentos es insuficiente, además es necesario eliminar de nuestro hábitos alimentarios la ingesta de grasas saturadas en general. Éstas se encuentran tanto en los productos de origen animal, como la mantequilla y la leche y sus derivados enteros, así como en productos de origen vegetal, como los aceites de coco y de palma, que aparecen continuamente como ingredientes de bollería industrial.

Sin embargo, existen también grasas que, además de poder ser incluidas en nuestra dieta, ayudarán a disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol, como el aceite de oliva y los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes en pescados azules y ciertos frutos secos y verduras.

Para reducir los niveles de triglicéridos en sangre y mantenerlos bajos no es suficiente con modificar nuestra dieta, sino que se ha de recurrir a un estilo de vida saludable: dejar de fumar, perder peso, realizar ejercicio físico todos los días y conseguir una dieta equilibrada baja en grasa, son los objetivos principales.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017