Excite

Terapia inversa para infelices

Existe una gran cantidad de personas que a lo largo de su vida pueden padecer un episodio negativo que puede hacerse crónico si no se trata. Se puede pasar de tener un estado de ánimo negativo a convertirse en un rasgo de uno mismo. A través de esta 'Terapia inversa para infelices' las personas que están manifestando estos síntomas pueden darse cuenta de lo absurdo de algunos de sus pensamientos y comportamientos y comenzar a cambiar hacía una vía mucho más reconfortante, la felicidad.

Pensamientos malos y destructivos y conductas antisociales

Muchas veces las personas tienden a ser negativas en exceso. Pueden darse situaciones adversas como la perdida de algún familiar, una mala situación económica, padecer una enfermedad o quedarse sin trabajo que llevan al ser humano a estar más triste y negativo que de costumbre. Esto es totalmente normal y no hay que preocuparse por ello.

El proceso

Sin embargo, cuando esto se convierte en un modo de vida, esta 'Terapia inversa para infelices' puede resultar muy efectiva a la hora de reconducir su manera de vivir hacia el bienestar consigo mismo así como una mejora en ámbitos sociales, laborales y económicos.

Esta terapia consiste en invitar a la persona a realizar conductas negativas, de manera que ella misma va a ser consciente de su estado y de qué no debe hacer para seguir en esta línea autodestructiva.

Ser malpensado y desagradecido

Siempre que se está en contacto con los demás se debe pensar que todo lo que hacen lo realizan por conveniencia e interés propio. Si alguien hace algo por otra persona seguro que es porque saca algún beneficio y si no lo obtiene es porque se siente mejor que el otro y le está dejando clara su superioridad.

Por el mismo motivo, no se debe ayudar a nadie a cambio de nada. Quien ayuda a la gente se siente más feliz, pero en realidad es más tonto. La ingratitud por el sufrimiento que aporta la vida es lo más justo que puede esperar la gente, que nunca aporta nada bueno.

Preocuparse, pelearse y quejarse constantemente

Pensar en el futuro, en todos los problemas que van a ir surgiendo en la vida, en las trabas económicas que se deben afrontar así como en los eventos sociales que se quieren evitar es ideal para permanecer preocupado antes de tiempo y ser infeliz.

Aprovechar cualquier situación para discutir con la gente es ideal para quedarse solo. Quejarse constantemente de todo a la pareja, la familia y los amigos y no actuar son un potente refuerzo para hacer que las personas no quieran estar con nosotros. Rumiar sistemáticamente pensamientos negativos es ideal para mantenerse en esta línea durante todo el día.

Hay que tener cuidado con el arrepentimiento, ya que es una manera de empatizar con los demás y se correría el riesgo de cambiar hacía otra conducta más positiva.

Crear una identidad negativa

Convertir cualquier situación en algo negativo ayudará mucho a lograr la infelicidad suprema. Presentarse como alguien triste o advertir a la gente de que se tiene fobia social es ideal para tener una excusa para ser insoportable.

En estas reuniones cualquier punto es bueno para ser negativo: quejarse de algo que todo el mundo ve como positivo o criticar una comida que a toda la gente le gustó aunque sea mentira es muy aconsejable para reforzar esta imagen frustrada y depresiva, sobre todo en el ámbito social.

Nada de lo que propongan merece la pena

Existe otra conducta muy interesante para practicar esta 'Terapia inversa para infelices': tirar por tierra cualquier plan que se proponga. Los viajes, las reuniones, cenas, excursiones a la montaña o las fiestas no tienen ningún sentido. Esto es ideal para cambiar el estado de ánimo de la gente y conseguir que no quieran vernos nunca más.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017