Excite

Tener buen aliento todo el día: evita la halitosis

Tener buen aliento durante todo el día parece algo difícil de conseguir. El mal aliento, o halitosis, es un problema generalizado y molesto que aumenta nuestra inseguridad y disminuye nuestra autoestima. Enjuagar con elixires bucales u otros remedios paliativos pueden refrescar el aliento momentáneamente, pero esto sólo enmascara temporalmente el problema en lugar de eliminarlo. En algún momento el mal aliento vuelve. Para tener un buen aliento durante todo el día emplearemos la lógica y algunos sencillos remedios naturales.

Evita los sabores fuertes

¿Qué comes? Observemos lo que ocurre según lo que comemos. Todos habremos comprobado que la ingesta de alimentos de sabores fuertes como la cebolla, el ajo, el queso fuerte, el atún, el café, el alcohol y las comidas picantes, muy copiosas o muy azucaradas nos deja un mal aliento que perdura incluso después de una buena higiene bucodental.

Evitemos pues estas comidas. La ingesta de frutas frescas y verduras depuran el organismo, de manera que contribuyen a mantener un buen aliento. El café, el té, el alcohol y las gaseosas resecan la boca, ayudando a la proliferación de bacterias, responsables del mal aliento.

La mala digestión y el estreñimiento pueden provocar mal aliento por lo que aumentando la ingesta de fibra favorecemos la salud digestiva y el buen aliento durante el día.

Vigilemos el consumo de proteínas, su abuso y una carencia de carbohidratos favorecen el mal aliento. Igualmente el consumo de leche provoca halitosis a las personas intolerantes a la lactosa.

¿Has dejado ya de fumar? Párate a comprobar el aliento de cualquier fumador. Al dejar de fumar ganas en salud y belleza y contribuimos a mejorar nuestra calidad de vida y la de los que nos rodean.

¿Te has preguntado cuántos litros de agua bebes al día? Bebe mucha agua entre las comidas, el agua mantiene nuestra boca hidratada y las bacterias a raya. También promueve el flujo de saliva, que enjuaga de forma natural nuestra boca.

Nos mantendremos hidratados, frescos y con la boca limpia. Utilizaremos también el agua para enjuagar la boca cada vez que nos demos cuenta de que tenemos mal aliento.

Cuida tu higiene

¿Tienes una buena y correcta higiene bucodental?. Es importante cepillar los dientes y la lengua después de cada comida y antes de irte a dormir. No hay que olvidar que el cepillado no es suficiente, el uso de seda dental, raspadores de lengua y enjuague bucal también son importantes.

Si agregamos a la pasta bicarbonato de sodio ayudamos a frenar el mal aliento. Una vez realizada una concienzuda limpieza de dientes y lengua, realizaremos un enjuague y gargarismos con agua fría.

Luego es interesante beber mucha agua, y evita comer o beber durante los siguientes 30 minutos. Esto completa la limpieza en la boca, garganta, esófago, y estómago, ayudando a tener un buen aliento durante todo el día.

Un mal aliento puede enmascarar problemas más graves

Llevando a la práctica estos sencillos consejos conseguiremos tener un buen aliento todo el día, no obstante recordemos realizar una visita al dentista, al menos dos veces al año. Sabemos que las caries y otros problemas dentales pueden contribuir a tener mal aliento. Consultaremos con un doctor si el mal aliento continúa, porque puede enmascarar alguna otra dolencia, como la diabetes o enfermedades del hígado o riñón.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018