Excite

¿Son peligrosos los bastoncillos para los oídos?

En 1923, Leo Gerstenzag, un inmigrante polaco en los Estados Unidos, entró en la cocina de su casa y se encontró a su mujer enrollando lana en un palillo de dientes para limpiar zonas de acceso difícil. Así nacieron los famosos bastoncillos de algodón que la gente se sigue empeñando en introducir en sus oídos.

    ® Getty Images

Múltiples usos

Los bastoncillos nacieron como ayuda a la limpieza, aunque pronto se empezaron a comercializar como producto de higiene infantil, aunque no expresamente para los oídos. Aunque las recomendaciones era de su uso solo en la zona exterior de la oreja, sin introducir en el canal auditivo y hoy en día los embalajes incluyen advertencias contra este uso, los médicos se siguen encontrando casos de daños por inserción de bastoncillos.

El canal auditivo produce el cerumen que protege la delicada piel del interior. Gracias al cerumen, el oído queda protegido contra infecciones y puede expulsar el agua que entra durante el baño, en las piscinas o en el mar. El fino vello del interior del oído va empujando el cerumen hacia fuera, sacando la posible suciedad que haya entrado. Visto así, queda claro que eliminar ese cerumen no es buena idea.

Si eliminar el cerumen puede aumentar la frecuencia de infecciones en el oído, las cosas pueden empeorar: se han dado casos en que un uso excesivamente entusiasta de los bastoncillos de las orejas ha llegado a perforar el tímpano. En realidad, en las pocas ocasiones en que el cerumen crea un tapón, el uso de los bastoncillos lo que hace es compactarlo todavía más y empujarlo hacia el fondo del oído. Siempre es mejor que sea un médico el que retire esos tapones.

FOTOS: IKEA diseña casas prefabricadas para los refugiados

Los bastoncillos de algodón tiene múltiples usos. Desde luego que pueden servir para limpiar los recovecos de la oreja (de la parte exterior, no del oído), pero también se usan para limpiar superficies angostas, para aplicar pegamento en trabajos manuales, para corregir el maquillaje, para tomar muestras de ADN y para cualquier otra cosa que a uno se le ocurra. Pero nunca para limpiar el canal auditivo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019