Excite

¿Son las cajas de las pizzas malas para tu salud?

  • ® Getty Images

La comida para llevar se ha popularizado en las últimas décadas en España, de manera que no resulta nada extraño ver al repartidor de pizzas a la puerta de casa. Pizzas, comida china, hamburguesas y kebabs, casi cualquier cosa que uno no tenga que cocinar y que no requiere casi ni cubiertos para comer.

Pero que se haya hecho popular no significa que resulte saludable. Muchas voces advierten del exceso de grasas en la mayor parte de las comidas rápidas, que pueden acabar causando trastornos a la salud. Pero varios estudios llevan tiempo advirtiendo también del riesgo de los envases de estas comidas y ahora la FDA estadounidense les da la razón.

El cartón con el que se fabrican las cajas para pizzas no es un cartón cualquiera, sino que lleva un tratamiento especial para que no se empape de la grasa de las pizzas (aunque el queso se queda pegado igual si no van con cuidado). La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos ha emitido ahora un informe declarando que no se puede garantizar que determinados productos químicos de la familia de los perfluorocarbonos, utilizados para impermeabilizar las cajas, no sea perjudicial para la salud.

FOTOS: Comidas y alimentos que envejecen nuestro cuerpo

La decisión la han tomado en base a la toxicidad de algunos productos químicos similares a los utilizados para tratar las cajas y se trata más de una decisión preventiva que de evitar un riesgo cierto y comprobado. El contacto de las cajas con los alimentos que contienen podrían traspasar algunos de estos productos químicos de las cajas a la pizza, pero es evidente que se trataría de cantidades mínimas.

No solo las cajas de pizza contienen estos productos químicos, también se puede encontrar en los envoltorios de las palomitas para microondas, en las cajas de comida para llevar, en platos de papel, en envases para pastelería y otros, de manera que en potencia podrían afectar a una parte muy amplia de la población. Estos productos químicos no se digieren como el resto de la comida, sino que se acumulan en el organismo y pueden acabar causando daños en hígado, sistema inmunitario y reproductivo, además de ser perjudiciales para el desarrollo del feto.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019