Excite

El sistema linfático, equilibrio y protección para el organismo

El sistema linfático está compuesto por una red de vasos, llamados vasos linfáticos, que conforman una red de drenaje.

Por el interior de estos vasos circula la linfa, un líquido de color amarillo claro y de consistencia acuosa que contiene proteínas y grasas provenientes del quilo intestinal y glóbulos blancos.

Además de los vasos linfáticos, el tejido linfoide se encuentra en el cuerpo formando los ganglios linfáticos, pequeñas estructuras redondeadas o en forma de habichuela que se distribuyen a lo largo de los vasos linfáticos formando racimos. Los podemos encontrar en el cuello, axilas, ingles, centro del tórax y abdomen. Su función es producir células inmunitarias que detectan sustancias extrañas, microorganismos o células cancerosas y los destruyen.

El bazo, que funciona como parte del sistema linfático, está situado en la parte superior izquierda del abdomen y trabaja a modo de filtro, eliminando glóbulos rojos desgastados y sustancias extrañas del torrente sanguíneo que podrían ser causa de enfermedad por medio de los macrófagos, que fagocitan todos estos productos de desecho.

Como parte del sistema linfático también se consideran las amígdalas, la médula ósea y el timo, que producen células inmunitarias que viajan en la linfa y ayudan a prevenir infecciones. Además existe el llamado tejido linfoide difuso, pequeños acúmulos de tejido linfático diseminados por el tubo digestivo, pulmones y corazón.

Para mantener el equilibrio de los humores corporales, el sistema linfático recoge el líquido extravasado de los capilares sanguíneos y lo reconduce de nuevo al sistema circulatorio. Esta función es muy importante ya que si este líquido no se recogiese el líquido filtrado a través de las paredes de los capilares haría que se produjera hinchazón en determinados tejidos corporales. Esta hinchazón provocada por el mal funcionamiento del sistema linfático se denomina linfedema.

Otros problemas que pueden surgir en el sistema linfático son:

  • Linfadenopatía. Inflamación de los ganglios por infección en el organismo.
  • Linfadenitis. Inflamación del propio ganglio por una infección del tejido de recubrimiento.
  • Linfoma. Cáncer linfático por multiplicación descontrolada de los linfocitos.
  • Esplenomegalia bazo agrandado, normalmente por infección viral.

Para evitar, en la medida de lo posible, este tipo de afecciones del sistema linfático, es recomendable adquirir hábitos de vida saludable que mejorarán nuestra calidad de vida.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017