Excite

Síntomas del VIH Sida: fases de la enfermedad y transmisión del virus

El VIH afecta al sistema inmunológico lentamente. Después de un largo periodo asintomático, este puede provocar el Sida, que no es otra cosa que la enfermedad del virus VIH. Por ello, se diferencia entre portadores -personas con el VIH pero que no han desarrollado la enfermedad- y enfermos de Sida. Un portador de VIH no tiene por qué desarrollar la enfermedad. Los síntomas del VIH/Sida vienen caracterizados por diferentes fases.

Síntomas diferentes en diferentes fases

Uno de los problemas que presentan los síntomas del VIH/Sida es que al principio son comunes a otras patologías: gripe, fiebre, dolores corporales, malestar general, manchas rojas, aumento de tamaño de los ganglios...Más tarde, pueden aparecer las infecciones oportunistas, que pueden ser de sintomatología muy diversa según haya avanzado el deterioro del sistema inmunológico.

Fase de infección aguda

El desarrollo de los primeros síntomas puede darse entre 5 y 30 días después de la exposición al virus. Estos síntomas son propios de una fuerte gripe: Fiebre, dolor de cabeza, sudoración nocturna, fatiga e inflamación de ganglios linfáticos. También pueden manifestarse salpullidos, descenso de peso, pérdida de memoria a corto plazo, infecciones bucales y erupciones en la piel.

Las mujeres con VIH pueden experimentar otros síntomas de difícil tratamiento; la mayoría de ellas son infecciones vaginales, como, por ejemplo, gonorrea, candidiasis o tricomaniosis. También existen infecciones del virus del papiloma humano, que pueden ocasionar verrugas genitales y provocar cáncer cervical. Pueden darse además enfermedades pélvicas inflamatorias o infecciones en los órganos reproductivos femeninos, así como problemas con el ciclo menstrual.

Periodo asintomático

Después de esta primera fase, todos los afectados por el VIH pasan por un periodo asintomático cuya duración es muy variable de una persona a otra -desde pocos meses hasta más de 10 años-. Durante este intervalo, a pesar de no manifestar complicaciones, pueden transferir el virus igualmente a otras personas.

Fase sintomática

Este periodo asintomático concluye cuando el VIH consigue debilitar lo suficiente al sistema inmunológico como para que las infecciones oportunistas puedan entrar a generar enfermedades. Se les conoce como oportunistas porque no afectarían al organismo en condiciones normales, pero, con la presencia del VIH, el cuerpo está más débil y no puede neutralizarlas.

Los síntomas más comunes de infecciones oportunistas son tos, falta de respiración, convulsiones, falta de coordinación, dificultad o dolor al tragar, diarrea severa y persistente, fiebre, pérdida de visión, nauseas, calambres abdominales, vomito, pérdida de peso, fatiga extrema, dolores de cabeza severos, confusión, pérdida de memoria y coma.

Infecciones oportunistas típicas del Sida

El sarcoma de Kaposi es una infección oportunista presente en 1 de cada 5 pacientes con Sida. Esta infección puede causar lesiones en la boca y el cuerpo. Además, este virus puede afectar a los órganos internos y proliferar a otras partes del cuerpo sin presentar signos externos.

La Pneumocystis jirovecii es una infección por hongos y es la enfermedad oportunista que con mayor frecuencia causa la muerte en pacientes con VIH. El diagnóstico de Pneumocystis jirovecii por lo general implica el ingreso hospitalario para asegurar la detección oportuna y el tratamiento sin complicaciones.

Precaución y cuidado con el contagio

Si se ha estado expuesto a la posibilidad de contagio, es fundamental prestar atención a los síntomas del VIH/Sida. El seguimiento médico es muy importante desde el inicio de la infección hasta que se manifiestan los síntomas de la enfermedad de VIH, ya sea para tomar medidas paliativas como para prevenir el contagio en la población.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018