Excite

¿Se puede estudiar con música de fondo?

Seguro que esta escena te resulta familiar: te levantas del sofá para coger un vaso y, a la que entras en la cocina, ya has olvidado para qué estás ahí. Es un fallo de la memoria muy común y no tiene nada que ver con la senilidad ni con el despiste, sino con las formas en que funciona el cerebro.

La memoria en su contexto

En psicología se llama memoria dependiente del contexto al fenómeno que muestra que, reproduciendo las condiciones externas en que se vivió una experiencia, es más fácil recuperar los recuerdos. Por ejemplo, después de haber llegado a la cocina y no recordar para qué habíamos ido, nos volvemos al sofá y allí, al sentarnos, recordamos de golpe lo que queríamos hacer.

El fenómeno se explica debido a la acumulación de 'pistas'. Volviendo a la situación original se recrean formas, olores, colores, luz y sensaciones, con lo que la memoria tiene más indicios para poder encontrar el recuerdo. El fenómeno está relacionado con el llamado efecto de la puerta, que precisamente describe cómo es más fácil olvidar lo que se iba a hacer si hemos de cambiar de habitación para hacerlo, como cuando pasamos del sofá a la cocina.

¿Y qué tiene que ver la memoria con la música a la hora de estudiar? A menudo se desaconseja estudiar con música de fondo alegando que desconcentra (y los estudiantes siguen diciendo que les hace compañía y que no les desconcentra en absoluto). Pues bien, se han realizado estudios científicos que muestran que estudiar con música (o cualquier otro ruido de fondo, como la tele), es contraproducente pero no porque desconcentre.

Se tomaron dos grupos de personas y se les dio material para estudiar. Un grupo estudiaba con música de fondo, el otro grupo en silencio. Después, cada uno de los grupos se subdividió en otros dos para pasar un examen, unos en ambiente ruidoso y otros en silencio. Los resultados mostraron que las mejores puntuaciones eran para los estudiantes cuyo examen se había realizado en las mismas condiciones que el estudio, es decir, los pares silencio-silencio y ruido-ruido. Las peores notas fueron para los grupos que habían estudiado en silencio y se habían examinado con ruido, y viceversa.

FOTOS: Los trabajan que más pagan si no tienes estudios

La explicación es de nuevo la memoria dependiente del contexto: al imitar durante el estudio el ambiente que se vivirá en el aula del examen, el cerebro está mejor preparado para recobrar el recuerdo de lo estudiado. Y no es habitual que durante los exámenes haya música, por eso no es recomendable. De hecho, la mejor imitación sería la de un lugar silencioso con otras personas también estudiando en silencio: una biblioteca, por ejemplo. Aunque hay personas que, hagan lo que hagan, se les olvida todo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2020