Excite

Se clavó accidentalmente una manguera de aire comprimido en el ano

Un electricista británico lleva ya un año recuperándose de un impactante accidente laboral que casi le cuesta la vida. Se clavó accidentalmente una manguera de aire comprimido en el ano, y al penetrar el aire violentamente, hizo que se inflara provocándole serios daños en el intestino y el estómago.

Garreth Durrant, de 26 años, trabajaba en una fábrica de caravanas donde varias mangueras de aire comprimido colgaban del techo peligrosamente. Mientras instalaba el cableado de una de las caravanas, se estaba utilizando una de esas mangueras justo detrás de él, aunque él ni siquiera pensó en ello, sino que siguió trabajando como de costumbre, sin imaginar que algo así podría llegar a ocurrirle. Llevaba pantalones cortos y explica que, de repente, notó un fuerte chorro de aire entre las piernas que le atravesó los pantalones subiendo por su recto.

Durrant explica que en ese momento no sintió demasiado dolor, sino más bien una sensación extraña de aire atravesando su cuerpo y el mayor susto que se ha llevado en su vida. Los médicos le explicaron que la ausencia de dolor fue debido a la adrenalina, aunque más tarde los dolores llegaron a ser insoportables y tuvieron que llevarlo de inmediato al hospital.

El accidente le había causado daños graves en el intestino y el estómago, siendo necesaria una intervención quirúrgica de urgencia. Tras la operación, tuvo que pasar una semana en el hospital. Un año después, aún tiene fuertes dolores de estómago, ansiedad, depresión y ataques de pánico.

Ha demandado a la fábrica de caravanas y quiere que los trabajadores sepan que corren riesgos de los que ni siquiera se les informa. De momento, la investigación de su caso aún continua.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017