Excite

Riesgo de padecer cáncer por el tabaco

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer considera de una magnitud muy elevada el riesgo de padecer cáncer por el tabaco. En concreto, la exposición al padecimiento de cáncer de pulmón es veinte veces superior en los fumadores. Y en menor grado, pero siempre superando el triple de riesgo que en los no fumadores, están los cánceres de boca, faringe, laringe, esófago, páncreas, vejiga y pelvis renal.

Relación directa entre la composición del tabaco y ciertos cánceres

El tabaco aglutina en su composición química hasta una veintena de sustancias, recogidas bajo el término genérico de alquitrán, con reconocidos efectos como promotoras del desarrollo de tumores malignos o cánceres. Tales sustancias, presentes en el humo por su carácter volátil, suponen un elevado riesgo de padecer cáncer por el tabaco, ya que alteran el sistema inmunológico y son un serio hándicap para combatir las células tumorales. Estas disparan exponencialmente su tasa de multiplicación, hasta producir el clásico efecto invasivo del cáncer, es debido a que dichas sustancias originan mutaciones en el ADN de las células, quedando su crecimiento y actividad fuera de control.

Entre las variadas modalidades de cáncer provocado por el tabaquismo, el de pulmón se manifiesta como uno de los más complicados de tratar por la enorme complicación de diagnosticarlo en las primeras fases de su desarrollo. Como contrapartida a su extrema letalidad, el cáncer del pulmón puede catalogarse como una enfermedad evitable por la sólida relación causa/efecto que le liga al consumo de tabaco.

Y conviene no olvidar el fenómeno del tabaquismo pasivo, ya que entre la población no fumadora, los índices de diagnóstico de cáncer de pulmón vinculados a los efectos directos del humo del tabaco, revelados por exhaustivos estudios epidemiológicos, hablan de una responsabilidad directa en el 20% de los casos. Su trascendencia llega al punto de que en España, el tabaquismo pasivo ocasiona unos 3000 fallecimientos anuales, lo que le posiciona como tercera causa evitable de mortalidad.

¿Se pueden evitar los cánceres relacionados con el consumo de tabaco?

Evidentemente, la respuesta es un sí rotundo, si no para erradicar su incidencia al menos para acotarla en cifras bajas, en lo que respecta a las localizaciones de pulmón, boca, garganta, esófago y laringe, que constituyen el grupo más directamente vinculado al tabaquismo. De suerte que puede afirmarse que tras cinco años sin consumir tabaco, la probabilidad de contraer cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga se reduce al 50%, tasa que tarda en alcanzarse una década si hablamos del cáncer de pulmón.

Cáncer y tabaco: un matrimonio muy bien avenido

Actualmente, alrededor de 20 millones de personas padecen uno u otro tipo de cáncer, con la particularidad de que un tercio de todos ellos hubiesen podido evitarse por tener su origen en hábitos poco saludables como el tabaquismo, visto el elevado riesgo de padecer cáncer por el tabaco.

El tabaquismo es uno de los principales factores de muerte, pero a la vez lidera la lista de las causas evitables, puesto que el abandono del consumo de tabaco deja el riesgo de padecer cáncer de pulmón en 10-15 años a un nivel equiparable al de los no fumadores.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018