Excite

Llega el verano: remedios caseros contra el calor

Con el verano, llegan también las altas temperaturas, que pueden suponer un problema para las personas ancianas, los bebés o los enfermos más débiles. Aunque habitualmente el calor no supone un riesgo para la salud, hay situaciones en las que puede acabar produciendo síntomas como mareos, náuseas, visión borrosa, fatiga o respiración superficial. Por eso, poner en marcha una serie de remedios caseros contra el calor puede ser una manera perfecta de combatir este problema.

¿Qué hacer ante el exceso de calor?

Que en verano suben las temperaturas y hace calor no es nada nuevo. Sin embargo, cuando los termómetros se disparan, conviene poner en marcha una serie de remedios caseros contra el calor, que ayudan a reducir la sensación de agobio y previenen de posibles problemas de salud.

Estos son algunos de los mejores remedios que se pueden poner en práctica ante la llegada de una ola de calor o de una subida extrema de las temperaturas:

  • Hervir en una taza de agua dos cucharadas de menta piperita. Cuando esté hecha la infusión, colocarla en la nevera para que se refresque y tomarla durante una hora, unas cuatro veces.
  • Preparar una infusión de cebada (3 cucharadas de cebada por cada litro de agua) y dejar que se enfríe en el frigorífico. Beber a pequeños sorbos cada media hora.
  • Darse una ducha con agua fresca, tampoco demasiado fría, para no someter al cuerpo a un contraste brusco.
  • Aplicarse paños húmedos (con agua ría) en el cuello, la ingle y las axiles. También puede ser una buena idea colocarse bolsas de hielo en esas zonas.
  • Para refrescar la piel, es bueno fortarla con paños mojados en alcohol.

Además de estos consejos, también es importante no hacer ejercicio en las horas de más calor, beber mucho líquido y aumentar el consumo de frutas y verduras.

¿Qué hacer si se sufre un golpe de calor?

Si no se ponen en práctica los remedios caseros contra el calor adecuados, cabe la posibilidad de sufrir un golpe de calor. En casos más graves lo mejor es acudir al médico, pero si no es tan extremo, se recomienda relajarse en un sitio fresco, tomando cada cuarto de hora medio vaso de agua fresca a sorbos pequeños. Además, es recomendable tomar jugo de tomate. En el caso de no mejorar en el plazo de una hora, lo mejor es acudir al médico.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018