Excite

Cómo quitar las agujetas fácilmente

Las comúnmente llamadas agujetas entrañan una modalidad de mialgia que puede aparecer tras toda suerte de ejercicios físicos, con una evolución que suele iniciar al día siguiente de la exposición y prolongarse durante algo menos de una semana. Las diferentes fórmulas de cómo quitar las agujetas pasan por descartar los tópicos que desde siempre han rodeado sus causas, como la ya desterrada teoría de la cristalización del ácido láctico en las fibras musculares.

Manera de deshacerse de las agujetas

Las agujetas, término que vulgariza el concepto de Dolor Muscular de Aparición Tardía, obedecen a una reacción fisiológica de la musculatura ante un sobreesfuerzo o la introducción de una nueva modalidad de ejercicio físico a la que el organismo se encuentra inadaptado. Dicha reacción se explica dentro de un proceso de hipertrofia muscular, que va dirigido a la recuperación del tejido tras las microrroturas en las miofibrillas, verdadero origen de las agujetas. Dichas minúsculas lesiones van acompañadas de una inflamación local que produce irritación de las fibras nerviosas y, en consecuencia, el dolor característico de las agujetas.

Una vez instaladas las agujetas, como antídoto puede optarse por reanudar el tipo de ejercicio causante de las mismas, atenuando ritmo e intensidad, o bien por practicar otra modalidad de esfuerzo. En este último caso, siempre con escasa intensidad y con el objetivo de generar un efecto de vasodilatación que mejore el aporte sanguíneo a los grupos musculares doloridos, aprovechando además el efecto placentero de las endorfinas.

Al margen de dicha medida física, conviene someterse a un masaje, que para lograr óptima eficacia, deberá combinarse con un fuerte contraste térmico mediante baños alternos de agua fría y caliente, que provocan vasoconstricción y vasodilatación sucesivas. Una variante de este método consiste en adicionar al agua de baño una infusión de tomillo por sus conocidos efectos favorables sobre la circulación. Al margen de ello, puede resultar útil aplicar sobre los músculos afectados durante un cuarto de hora, una bolsa de plástico llena de cubitos de hielo.

En cuanto a la posibilidad de administrar fármacos, solo en caso de dolor severo pueden tener cabida antiinflamatorios como el ibuprofeno. Para las situaciones más moderadas, la simple toma de analgésicos como aspirina o antioxidantes como vitamina C puede ser suficiente.

Los tópicos más ineficaces

En torno a las posibilidades sobre cómo quitar las agujetas se maneja un ramillete de tópicos a los que tradicionalmente se ha adjudicado importancia en la curación de las mismas, sobre los que últimamente la ciencia ha revelado su falta de fundamento. Ejemplos de ello son practicar estiramientos antes y después del ejercicio o ingerir agua con azúcar.

Una reacción fisiológica tras el sobreesfuerzo

Las agujetas son un peaje incómodo que el sistema muscular paga por esfuerzos excesivos, indebidos o inhabituales, que lejos de ser un problema médico, no van más allá de una reacción fisiológica cuyo principal remedio es el paso del tiempo. Al plantearse cómo quitar las agujetas, debe huirse de leyendas ya desterradas que nada aportan a la superación de las mismas, y centrarse en métodos encaminados a estimular la vasodilatación y en analgésicos y antioxidantes como aspirina y vitamina C.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017