Excite

¿Qué es un linfoma? Diferencia entre linfoma Hodgkin y no Hodgkin y tratamiento del cáncer

¿Qué es un linfoma? Un linfoma es un tumor maligno del ganglio linfático. Una proliferación maligna de las células de defensa del sistema inmunitario, los linfocitos. Es un cáncer que se inicia en el tejido linfático. Durante su desarrollo el sistema inmunitario se va mermando. Sus síntomas suelen ser inespecíficos y se pueden dividir en dos tipos.

    euthman - Flickr

Tipos de linfoma

¿Qué es un linfoma Hodgkin? ¿Y el linfoma No Hodgkin? Estos dos tipos de linfomas tienen similitudes en sus características, diagnostico y tratamiento médico pero también tienen importantes diferencias.

Localización, expansión y afección

Los linfomas Hodgkin están localizados principalmente en un único grupo de ganglios axiales mientras que los No Hodgkin afectan a muchos ganglios periféricos. Los LH se expanden por contigüidad mientras que los LNH no siguen este patrón de diseminación. Además, los LNH suelen afectar más zonas que los LH como son la zona extraganglionar, el anillo de Waldeyer o los ganglios mesentéricos.

Linfomas tipo agresivo e indolente

El linfoma No Hodgkin es más común y presenta varios subtipos. Los más comunes son el linfoma difuso de grandes células B, de tipo agresivo, y el linfoma folicular, tipo indolente. Los linfomas agresivos y muy agresivos crecen muy rápidamente. En cuestión de semanas o meses pueden destruir una vida. Por suerte la mayoría responden muy bien ante la quimioterapia y muchos de ellos se curan. Por su parte, el tipo indolente tiende a crecer de forma lenta y no se recomienda tratamiento hasta haber manifestado los primeros síntomas.

Síntomas del linfoma

Aunque el diagnóstico definitivo del linfoma se hace habitualmente a través de la biopsia del linfonodo aumentado, hay síntomas inespecíficos que pueden ser debidos a un linfoma. Fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, comezón o astenia son algunos de estos síntomas que no tienen por qué significar nada relacionado con el linfoma.

Tratamiento

Lo más común es que se trate con quimioterapia o radioterapia, pero hay que tener en cuenta la fase del linfoma en la que se encuentra el sujeto. Si no responde a quimioterapia se puede intentar un trasplante de médula ósea. El inicio de la quimioterapia debe ir ligado al momento en el que el tumor prolifera de manera agresiva.

Probabilidades de cura

Ahora que se conoce qué es un linfoma conviene saber su pronóstico. Cuanto antes se detecte más probabilidades tendrá el paciente de salir adelante. Además la cosa cambia según el tipo de linfoma.

Si es linfoma Hodgkin y se ha detectado en fase inicial todo suele ir bien pero si es tipo No Hodgkin la cosa es muy diferente según el subtipo. Para los indolentes el tratamiento es difícil una vez que empieza la fase peligrosa pero no altera excesivamente los años de vida del sujeto. En el caso de los agresivos si no se tratan son letales en cuestión de semanas pero por otro lado responden muy bien a quimioterapia.

En definitiva, los linfomas son los tumores sanguíneos más comunes, afectando desde niños hasta ancianos. Están entre los diez tipos de cáncer más comunes del planeta y son más frecuentes que las leucemias.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017