Excite

¿Pueden tener pollitos los huevos del súper?

Una lección de biología básica: para que de un huevo salga un pollito el huevo ha de estar fecundado, y para fecundar el huevo se necesita un gallo. Y por eso existe la profesión de sexador de pollos, para que cuando nacen los pollitos se pueda separar a los machos de las hembras, porque en las granjas de gallinas ponedoras no interesa que una de ellas se entretenga incubando en lugar de seguir poniendo huevos, así que no hay gallos.

Huevos de gallina

Los huevos de gallina que se pueden comprar en el supermercado provienen de granjas intensivas, en las que las gallinas se dedican a comer y a poner huevos y a poco más. Al no haber presencia de gallos, es imposible que aparezca un huevo fecundado y, por eso, el intento de incubarlos acabará en fracaso.

Hay algunas excepciones. Algunas gallinas se crían en granjas abiertas, tienen salida al campo y puede ocurrir algún contacto con los machos. También es posible, aunque muy excepcional, que se haya mezclado un gallo entre las hembras, pero se detectará en poco tiempo, solo es posible la confusión cuando el animal es todavía muy joven. Por supuesto, en los corrales pequeños en que hay un gallo presente, lo habitual es que sí aparezcan huevos fecundados.

FOTOS: 8 cementerios que merece la pena visitar

Huevos de codorniz

Pero otra cosa es cuando se trata de codornices. Las gallinas ponedoras no necesitan ningún estímulo externo para poner huevos, solo condiciones adecuadas de luz, temperatura, humedad y comida. Las codornices, por el contrario, tienden a poner más cuando hay un macho presente, de manera que es bastante posible que alguno de estos huevos esté fecundado y pueda dar lugar a un pollito.

No todo es tan sencillo. Desde que el ave pone el huevo hasta que llega al supermercado pasan días. Además, el huevo puede haber pasado por cámaras de refrigeración, y todo eso disminuye las posibilidades de que salga un pollito. Además, el proceso de incubación tiene sus trucos, pues hay que controlar temperatura y humedad (que no son las mismas durante todo el período de incubación), además de estar atentos a girar los huevos al menos un par de veces al día. Así que la posibilidad de que de un huevo de gallina comprado en el súper nazca un pollito es casi nula pero, si todo lo demás va bien, no es tan raro conseguir incubar con éxito un huevo de codorniz.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017