Excite

La psiconutrición y sus efectos en la dieta a través del cerebro emocional

La psiconutrición es la habilidad para saber diferenciar entre el hambre física y la que es de tipo emocional. El hecho de comer cumple la función de saciarnos y genera bienestar. El problema es que no siempre se come cuando se necesita y los estados de ánimo influyen en nuestras conductas de ingesta.

    Juliet Earth - Flickr

Estados de ánimo influyen en nuestra dieta

Desde la psiconutrición se defiende que cuando nos encontramos en un estado de ánimo positivo controlamos mejor lo que comemos y llevamos unos hábitos de comidas más saludables. Al estar de buen humor y en un estado tranquilo es más fácil llevar una alimentación adecuada.

Las emociones mandan en la comida

Si por el contrario, nuestro estado anímico es negativo, podemos ser más propensos a buscar calmar la ansiedad con la comida. El cerebro emocional condiciona nuestros hábitos alimenticios. En muchas ocasiones buscamos la ingesta para anestesiarnos más que para saciarnos.

Autogestión emocional de alimentos

Se nos ha acostumbrado desde que nacemos al premio y castigo de comer determinados alimentos según nos comportemos. Esto lo hemos integrado en nuestra vida y cuando nos sentimos atacados o maltratados por agentes externos como el trabajo, las relaciones u otros ámbitos de la sociedad, comemos para relajarnos y quedarnos tranquilos. Por ello es importante distinguir el hambre físico del hambre emocional para saber cuando no necesitamos comer.

Regulación de emociones

Hay determinados alimentos que tienen una relación directa con los estados de ánimo. En situaciones de mucha euforia y en los momentos de mucha depresión son más apetecibles los alimentos con alto aporte calórico. Estos alimentos son los que llevan mucha sal, grasas o azúcar. Esto es así porque el cerebro recompensa estas ingestas con sensación de bienestar.

Psiconutrición y dietas

La psiconutrición es clave a la hora de llevar un plan de adelgazamiento. La idea es que una dieta tiene que estar acompañada de hábitos saludables como hacer deporte y vida sana para que el cerebro emocional nos pida fruta, verduras y frutos secos antes que alcohol, chocolate o grasas que a la larga son estresores. También es muy importante no restringirse comidas porque a largo plazo generan mucha ansiedad y corremos peligro de explotar y tener excesos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017