Excite

La menstruación después del parto

La reanudación de la menstruación después del parto es un hecho que preocupa sobremanera a las madres por dos circunstancias: el significado de recuperación de la normalidad corporal que ello comporta y la puesta en marcha de una planificación familiar, que deberá ser aplicada con prudente criterio dado que está demostrado que no haber reiniciado el ciclo menstrual no implica ausencia de actividad gonadal, detalle cuyo nada infrecuente desconocimiento da lugar a embarazos inesperados en esta etapa.

La normalidad que cabe esperar tras el parto

A la conclusión del parto se inicia un periodo biológico conocido como puerperio que en condiciones fisiológicas suele prolongarse 6-8 semanas, finalizando con la reaparición de la menstruación y la conclusión de la amenorrea postparto. En el transcurso del mismo, la totalidad del aparato reproductor experimenta una sensible y gradual contracción en volumen y peso, retomando su normal ubicación en el cuerpo. Son visibles unas emisiones fluidas por la vagina, de tonalidad sanguinolenta e inodoras, denominadas loquios, que por su aspecto no deben confundirse con una menstruación.

En términos globales, el primer sangrado tras el parto cabe esperarlo entre 40 y 60 días desde la fecha del mismo, oscilación en la que entran en juego diversos factores entre los cuales adquiere especial relevancia el fenómeno de la lactancia, ya que en las madres que prolongan el amamantamiento de su bebé la espera puede dilatarse hasta 6 meses, erigiéndose como factor determinante la producción de la hormona prolactina que bloquea la actividad ovárica y en consecuencia la emisión de óvulos.

Otro factor de demora de la llegada de la menstruación después del parto lo constituye el padecimiento de anemia ferropénica (carencia de hierro) provocada por hemorragias masivas en el momento de parir.

Por contra, debe tenerse en cuenta que si se trata de un segundo o subsiguiente parto resulta predecible un reinicio más precoz del ciclo menstrual que en madres primerizas, debido a la laxitud alcanzada por el miometrio y tejidos asociados.

Posibles complicaciones durante el puerperio

Variadas son las posibilidades, ajenas a lo que cabe considerar una evolución normal, que pueden darse en el puerperio y que merecen el reconocimiento de patológicas, debiendo en consecuencia someterse a tratamiento, como por ejemplo:

  • Hemorragias o sangrados vaginales antes de los 40 días.
  • Loquios malolientes, indicativos de la existencia de una endometritis.
  • Fiebre, que si bien se considera fisiológica los 3 primeros días, pasa a ser signo de infección persistente si excede de esa duración.
  • Mastitis o inflamación de la glándula mamaria de naturaleza infecciosa, fácilmente reconocible en una exploración clínica convencional.

El fin de la amenorrea postparto

La llegada de la primera menstruación después del parto supone el fin de la denominada amenorrea postparto, variando en función de la idiosincrasia de cada madre e influyendo particularmente el hecho de someterse o no a lactancia natural. La biología uterina exige un paréntesis mínimo de 40 días tras el alumbramiento para la recuperación de sus tejidos y la necesaria disposición orgánica a acoger una nueva fecundación.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018