Excite

Medicinas legales que son peligrosas para el organismo

Desde que se descubre un principio activo hasta que llega a las farmacias pueden pasar décadas en estudios, ensayos y pruebas clínicas, lo que requiere una inversión ingente, pero garantiza que el medicamento tiene los efectos que promete.

    UNiersidad de Chile - Wikimedia Commons

Efectos primarios y secundarios

Y junto con los efectos positivos se encuentran también los negativos, lo que se suele llamar los efectos secundarios. En Medicina se utiliza la relación coste-beneficio para determinar si una nueva medicación va a ser útil. No se trata tan solo del precio monetario que tendrá el medicamento, sino también del peso de los efectos secundarios. Un ejemplo típico es el de la quimioterapia, que tiene unos efectos secundarios notables que se compensan a cambio de curar un cáncer. No serían aceptables tales efectos secundarios para tratar, por ejemplo, una simple verruga.

Por otra parte, esos efectos secundarios no tienen porqué ser negativos: el bupropión empezó a utilizarse para tratar la depresión y así se descubrió que era bastante efectivo también para dejar de fumar.

Interacciones y dosis

El veneno está en la dosis, decían los antiguos. En efecto, un exceso de agua también puede matar. Y además de la dosis, hay que tener en cuenta las interacciones, pues un medicamento por sí solo tienen unos determinados efectos, que pueden variar con su uso simultáneo con otra medicación o incluso con remedios naturales o algunos alimentos.

Medicamentos peligrosos

Mal usados, todos lo son. Pero, en principio, tomados bajo supervisión médica, supuesto que el médico conoce cualquier otra medicación o remedio que estemos tomando, no deberían causar problemas. La cuestión surge en especial con los medicamentos de venta libre.

Por ejemplo, la aspirina. Este analgésico y antipirético tan popular tiene además el efecto de disminuir la coagulación de la sangre, con lo que puede ser peligroso en caso de accidente y se desaconseja antes de una cirugía. También tiene riesgo de producir úlceras en el tracto digestivo.

Otro analgésico y antiinflamatorio muy usado es el ibuprofeno. A corto plazo es muy efectivo, pero en tratamientos prolongados acaba afectando al sistema vascular, con riesgo de sufrir tombrosis. El paracetamol, que se consideraba el analgésico más seguro, tiene riesgos similares consumido en dosis altas y continuadas. Otros analgésicos, como la oxicodona, la codeína y la morfina, pueden llegar a causar adicción.

Conocido es el peligro con los antibióticos que, mal usados, han llegado a crear cepas de bacterias resistentes que ya han causado muertes.

Por otra parte, los medicamentos antipsicóticos como la risperidona pueden causar diabetes y eleva el nivel de colesterol. Los antidepresivos como la fluoxetina han de ser controlados con rigor, pues en ocasiones su efecto en las primeras semanas es el contrario al supuesto, agravando las depresiones.

Fotogalería: Las enfermedades más raras del mundo

También los corticoides son peligrosos, pues aparte de que suelen provocar edema y aumento de peso, su retirada en seco, en lugar de gradual, provoca el fallo de las glándulas suprarrenales.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018