Excite

Te enseñamos cómo realizar la mejor limpieza de biberones y tetinas

Tanto cuando no es posible la lactancia materna como cuando se decide comenzar a administrar al bebé leche artificial, es fundamental tener en cuenta que el uso de biberones y sus correspondientes tetinas requieren de un proceso de higienización escrupuloso, especialmente en los primeros meses de vida del niño. La limpieza de biberones y tetinas será fundamental escojamos el modelo que escojamos de estas herramientas de alimentación, ya que los restos de leche acumulados pueden ser un auténtico nido de gérmenes para nuestro bebé en caso de una higiene deficiente.

Cómo limpiar eficazmente los biberones y las tetinas

Mientras los biberones acostumbran a estar fabricados en plástico, las tetinas pueden encontrarse en el mercado en materiales como el caucho o la silicona. Todos estos materiales requieren de una limpieza exhaustiva para evitar que se contaminen con los restos de alimento del bebé y que afecten más tarde negativamente a su salud y a su sistema digestivo.

Para conseguir una limpieza perfecta de biberones y tetinas desde su primer uso es importante lavar con agua y jabón el biberón tras comprarlo en la tienda o farmacia. Una vez se haya realizado el primer lavado, siempre con un jabón neutro, podremos comenzar a usarlo recordando una serie de pautas de higiene tras cada uso. De este modo, una vez hayamos dado de comer a nuestro bebé no sólo lavaremos exhaustivamente con jabón el biberón y la tetina, sino que usaremos un cepillo de esponja, que no raspe el interior del biberón, para ayudarnos a quitar la suciedad, haciendo especial hincapié en la rosca, una zona normalmente más olvidada.

De la misma forma, será imprescindible esterilizar el biberón y la tetina tras cada uso. Para conseguir la esterilización usaremos uno de los aparatos diseñados a tal fin y que es posible encontrar en el mercado. En caso de no tener acceso a un esterilizador es posible conseguir el mismo efecto introduciendo el biberón y las tetinas por un minuto en agua hirviendo. Es fundamental recordar que un biberón esterilizado se mantiene en este estado durante 4 a 6 horas estando dentro del esterilizador, pero en el momento que entra en contacto con el medio ambiente comienza de nuevo su contaminación.

Limpieza por edades

La limpieza de los biberones y las tetinas varía en función de los meses que tenga nuestro bebé. Y es que si la limpieza básica con jabón y agua es la misma durante todo el tiempo que dure este tipo de alimentación para el niño, la esterilización, que durante el primer mes de vida debe hacerse después de cada uso y sólo una vez al día tras el segundo mes, será necesaria sólo una vez cada 15 días desde que el bebé alcance los 6 meses, momento en el que ya se llevará juguetes y otros objetos a la boca.

El proceso de limpieza es por tanto algo simple pero fundamental para mantener la salud de nuestro pequeño y verlo crecer fuerte.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017