Excite

Las secuelas del 11-S

Cuando se acerca el décimo aniversario del ataque terrorista del 11 de septiembre, se han hecho revisiones de los estudios más importantes realizados sobre su impacto en la salud de las personas que sobrevivieron a la tragedia. Principalmente, se ha visto que hay una mayor incidencia de enfermedades cardiacas y respiratorias.

Entre los bomberos que participaron en el rescate, se ha dado un aumento del número de casos de cáncer, según un análisis realizado por el departamento de bomberos de Nueva York.

Sin embargo, el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos afirma que no existen pruebas suficientes para poder incluir el cáncer en la lista de enfermedades que guardan relación con los atentados.

Quienes consideran que el cáncer sí guarda relación con el ataque terrorista, argumentan que la exposición a una nube de polvo tras la caída de las Torres Gemelas implica respirar determinados contaminantes, como las dioxinas, que se sabe que pueden producir cáncer y otras enfermedades, como infecciones, alteraciones inflamatorias y enfermedades autoinmunes.

Según otro estudio realizado en la Escuela de Medicina Mount Sinai, la inhalación de tóxicos de la nube de polvo es la responsable del aumento de enfermedades respiratorias, como sinusitis y asma, y de otras enfermedades como reflujo gastroesfágico. Más de la mitad de las personas que participaron en tareas de rescate padecían enfermedades de este tipo, así como trastornos psicológicos como estrés postraumático y pánico.

Dadas las consecuencias que los ataques terroristas u otros sucesos traumáticos tienen en la salud, los expertos aconsejan realizar seguimientos y facilitar a las víctimas los tratamientos adecuados.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017