Excite

Las 4 grandes mentiras de los productos light

  • Visualhunt

Especialmente de cara al verano tomamos conciencia de que nuestra forma se asemeja cada vez más a la de una esfera perfecta y decidimos que ya es hora de ponernos a dieta, no sea que nos confundan con un cachalote varado en la playa. Y entonces recurrimos a los productos light, en la esperanza de que nos harán perder peso a toda velocidad. Error.

La legislación dice que se pueden etiquetar productos como light o bajos en grasa cuando contienen como máximo un 70% de la grasa del producto normal. Solo con esto ya queda claro que grasa siguen teniendo. Los productos bajos en grasa no son productos con cero calorías, sino que tienen algunas menos que las originales debido a la eliminación de parte de las grasas.

Por eso los yogures bajos en grasa siguen aportando calorías. Peor es el caso con las mantequillas ligeras, pues la mantequilla es grasa toda ella, y por muchos recortes que se le hagan, seguirá siendo grasa. Así que no, los productos light no adelgazan. Además, dado que algunas vitaminas son liposolubles y se encuentran precisamente en la grasa, los productos que carecen de ella también pueden ser deficientes en vitaminas. Además, como la grasa es la que contribuye a que se pueda apreciar el sabor, los productos ligeros a menudo tienen que llevar otros añadidos (aromatizantes y saborizantes) para que sepan a algo.

Por otra parte, los productos (como algunas galletas) etiquetados como 'sin azúcares añadidos' no es que no tengan nada de azúcar, porque el ingrediente principal, la harina, sigue siendo un carbohidrato. Lo único que conseguimos son tostadas sosas con textura de galleta. Lo mismo puede decirse de los productos etiquetados con un 'sin sal añadida', ya que los ingredientes básicos pueden llevar sal de forma natural, a veces en grandes cantidades.

FOTOS: 8 alimentos que podrían matarte... lentamente

Algunos productos sustituyen el azúcar por edulcorantes, y aunque es cierto que de esta manera aportan menos calorías, no dejan de tener sus inconvenientes. Algunos edulcorantes pueden causar problemas intestinales y malas digestiones, mientras que otros, como el sorbitol, se transforman en azúcares durante la digestión. Queda claro que eso de que los productos ligeros son más saludables no es necesariamente cierto.

El mayor peligro con los productos light es la falsa sensación de seguridad que producen, cuando todo alimento lleva calorías y abusar conduce al sobrepeso. Por eso lo conveniente es no fijarse tanto en la etiqueta delantera y mirar la parte donde se indica la composición nutricional, donde encontramos el verdadero contenido en sodio, azúcares, calorías y grasas. Con esa información podremos decidir si nos comemos dos yogures bajos en grasas o mejor un yogur normal.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017