Excite

La OCU desmiente varios mitos sobre la leche

A pesar de todos los avances de la ciencia y la tecnología, hoy en día las pseudociencias se siguen abriendo camino esparciendo desinformación. La Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, acaba de publicar un artículo desmontando los mitos que se cuentan sobre la leche.

Uno de los argumentos de los anti-leche es que ningún otro animal la toma después de la lactancia. Pero eso es porque somos el único animal que puede tomar leche después de la lactancia, igual que somos únicos en otros muchos otros aspectos como el lenguaje, la cultura y los microondas. Además, somos el único mamífero que puede conseguir leche de otros mamíferos. Una prueba más: ofrécele a un gato un poco de leche, a ver qué hace.

También se dice que los adultos no pueden digerir la leche. Esto es una verdad a medias. La leche contiene un azúcar llamado lactosa. Para digerir la lactosa, el cuerpo produce una enzima llamada lactasa. En los demás mamíferos, la producción de lactasa cesa con el destete. Sin embargo, en el caso de los seres humanos, una gran parte de población sigue produciéndola durante toda su vida. Se cree que se trata de una mutación genética que apareció hace unos 10 000 años, con la agricultura y la ganadería, y representaba una ventaja evolutiva.

Es cierto que una parte de la población sufre intolerancia a la lactosa, pero es minoritaria en las poblaciones occidentales (pero mayoritaria en África y Asia). Se calcula que solo entre un 15 y un 20% de la población mediterránea sufre esta intolerancia, pero incluso ellos pueden tomar otros productos lácteos, como el yogur, que tienen menos lactosa y cuyas bacterias ayudas al proceso de digestión.

Otro mito es el de que la leche produce alergias. De nuevo es una verdad a medias. Cualquier cosa es susceptible de provocar una alergia, la lecha también. Pero la alergia a las proteínas de la leche aparece en edades muy tempranas y desaparece en el 80% de los casos a medida que el bebé crece. Como solo un 3% de bebés sufren de esta alergia, el porcentaje de verdaderos alérgicos a la leche en la edad adulta es realmente pequeño.

FOTOS: Los 10 remedios más raros para la resaca que ¡funcionan!

También se dice que la grasa de la leche es mala para el colesterol y para la salud cardiovascular. La influencia del colesterol contenido en los alimentos es mínima sobre el colesterol contenido en la sangre, a pesar de lo que años atrás se creía. Además, no se puede considerar un elemento aislado, sino en el conjunto de los alimentos. Aunque la leche contienen grasas saturadas, también contienen otras grasas cardiosaludables, como los ácidos linoleicos, que están implicados en la reducción de la tensión arterial.

En resumen, la creencia en estos mitos lleva a evitar el consumo de leche, cuando se trata de uno de los pilares básicos de nuestra alimentación y uno de los alimentos más completos. España es el quinto país de Europa que más leche consume y ocupa un 12% de la cesta de la compra habitual.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018