Excite

Israel administró anticonceptivos a etíopes sin su consentimiento

  • Getty Images

Hay teorías filosóficas (por llamarlas de algún modo) extremas, que abogan por la castración de determinados grupos de personas, sea por su raza o condición, con el fin de que no se reproduzca. Esta práctica tan deplorable ha estado a la orden del día en Israel, donde se administraban anticonceptivos inyectados a judíos etíopes muy a menudo sin su consentimiento.

Esta más que polémica política de control de la natalidad ha sido descubierta gracias a la investigación periodística de Gal Gabbay, que sospechaba de la bajada del número de hijos en las mujeres procedentes de Etiopía, país desde el que comenzaron a llegar inmigrantes en la década de 1980, fruto de la Ley del Retorno.

Así, el Ministerio de Salud israelí ha dado la orden a los ginecólogos del sistema sanitario que abandonen esta práctica, en la que se engañaba a las mujeres diciéndoles que se trataban de "inoculaciones" y que debían serles puestas cada tres meses. El medicamente en cuestión que se les inyectaba a estas mujeres era Depo Provera, un anticonceptivo que previene la ovulación al evitar que el folículo ovárico madure y reduce los niveles de estrógenos.

Esta práctica toma importancia si se tienen en cuenta las declaraciones del primer ministro del país, Benjamin Netanyahu, quien el año pasado afirmaba que la llegada de inmigrantes desde África ponía en riesgo el propio Estado Judío y la democracia en Israel.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018