Excite

¿Qué es la hipertensión pulmonar?

La hipertensión pulmonar es una enfermedad producida por el aumento de la presión arterial de los pulmones. Los vasos sanguíneos se endurecen, se estrechan y transportan menos oxígeno desde el corazón, por lo que este debe hacer un mayor esfuerzo para bombear sangre. La hipertensión pulmonar tiene diversos tratamientos para paliar sus efectos sobre diversos órganos.

Tipos, causas, síntomas y tratamientos

La hipertensión pulmonar debilita al corazón ya que al cabo de un tiempo ese sobresfuerzo acaba agotando la capacidad de bombeo, provocando una insuficiencia cardiaca. Cuidar nuestro corazón es vital, tanto con una alimentación saludable como con buenos hábitos, ya que si bien el deporte es casi siempre sano, el deporte de alta intensidad durante muchos años daña al corazón.

Existen dos tipos de hipertensión pulmonar:

  1. Hereditario, sin causa aparente.
  2. Enfermedad del corazón o del pulmón.

Posibles causas de la hipertensión pulmonar:

  • La esclerodermia
  • La artritis reumatoidea
  • La embolia pulmonar
  • Una insuficiencia cardíaca congestiva
  • Una enfermedad grave de las válvulas del corazón
  • Una infección de VIH
  • Niveles bajos crónicos de oxígeno en sangre
  • Fibrosis pulmonar
  • El uso inadecuado de ciertos medicamentos adelgazantes
  • Apnea del sueño

Síntomas de la hipertensión pulmonar:

  • Dificultad para respirar
  • Mareos constantes
  • Palpitaciones
  • Hinchazón de las piernas
  • Labios azulados (cianosis)
  • Dolor en el torax
  • Vértigo crónico
  • Cansancio
  • Debilidad

Tratamiento de la hipertensión pulmonar:

La hipertensión pulmonar no tiene cura, pero sí tratamientos médicos basados en medicamentos. Estos tienen el objetivo de controlar los síntomas y prevenir mayor daño en los pulmones. Son tratamientos farmacológicos de larga duración:

  • Ambrisentan
  • Letairis
  • Bosentan
  • Tracleer
  • Bloqueadores del calcio
  • Diuréticos
  • Prostaciclina
  • Sildenafil

Una enfermedad sin cura pero con varios tratamientos de alta eficacia

La hipertensión pulmonar aumenta la presión arterial de los pulmones, obligando al corazón a hacer un sobreesfuerzo que lo debilita al cabo de unos años. Las causas de la hipertensión pulmonar pueden ser o bien hereditarias o bien adquiridas a través de otra enfermedad cardiopulmonar. Aunque no existe cura, los tratamientos farmacológicos ayudan a paliar la enfermedad y evitar que se agrave.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018