Excite

Gripe A: síntomas, prevención y tratamiento

Hay que saber distinguir entre lo que es padecer una gripe común y la gripe A. Sus síntomas son más graves, su prevención pasa por vacunarse y su tratamiento es importante porque es una afección que de no tratarse puede generar complicaciones respiratorias, cardiacas, y en los peores casos, la muerte.

Síntomas y prevención de la Gripe A

Los síntomas de la gripe A son bastante parecidos a los de una gripe común, pero algunos de estos se presentan de una manera mucho más severa o están ausentes. La temperatura sube más de golpe y es algo más elevada de lo normal, la congestión nasal, síntoma bastante frecuente en la gripe común, no suele aparecer con la gripe A.

Otros síntomas son idénticos al cuadro clínico de la gripe común: tos frecuente e intensa, dolor de cabeza, falta de apetito, malestar general, nauseas e incluso vómitos.

Para salir de dudas, se debe extraer una muestra de secreción del aparato respiratorio y a través de las pruebas de laboratorio se conocerá que tipo de gripe se padece.

Para prevenir el contagio tanto de la gripe común como de la gripe A se deben evitar lugares muy concurridos, lavarse las manos frecuentemente o desinfectarlas con gel antiséptico, evitar saludar ejerciendo un contacto físico, ya sea por beso o simplemente con un apretón de manos, evitar el contacto con personas con gripe o fiebre, acondicionar con una buena ventilación los lugares donde se vaya a estar.

Si se estornuda, cubrirse con la parte interna del codo, no con la mano, abrigarse bien, comer frutas y verduras ricas en vitamina C y estar bien hidratado.

Víctimas potenciales, tratamiento y contagio

Las población que más fácilmente puede padecer esta Gripe A son los niños y los adultos jóvenes. Su tratamiento es muy importante porque la Gripe A puede derivar en problemas respiratorios como rinitis, sinusitis, bronquitis, faringitis, otitis o neumonía, y otras cardiacas de gravedad similar. Es de vital importancia prestar atención a la gripe A y sus síntomas también para prevenir un posible contagio. Este es posible durante los primeros cinco o seis días a través de un adulto, mientras que si es un niño el que la padece, la probabilidad de ser contagiado está presente durante diez o más días.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017