Excite

Cómo hacerse un gimnasio en casa

En el deporte la motivación es el primer motor que lleva a entrenarse, pero sólo la perseverancia es la clave del éxito. En ocasiones, acudir a un centro deportivo es pesado y poco motivador. Sin embargo, hay quienes prefieren hacerse su propio gimnasio en casa. Para ello no es necesario contar con un espacio enorme,tan sólo dedicar una habitación de nuestro hogar a fines deportivos. De este modo, cualquier sencilla habitación se convertirá en un auténtico gimnasio en casa.

Los gimnasios externos tienen varios pros y contras que llevan a más de una persona a plantearse si acudir o no a estos centros. Por un lado, el gimnasio es un lugar perfecto para la práctica de cualquier actividad deportiva en grupo o de forma individual. La obligación de acudir a un centro de estas características hace al cliente más responsable. Además, suelen tener un amplio abanico de actividades, lo que permite variar de un día a otro y confeccionar el entrenamiento que mejor se adapte a las necesidades y gustos de cada deportista. Por otro lado, uno de los principales inconvenientes de ir a un gimnasio es la pereza, lo que puede llegar a hacer que los buenos propósitos caigan en saco roto. Esa es precisamente la principal ventaja de tener un gimnasio en casa: flexibilidad horaria, comodidad y la posibilidad de combinar el deporte con otra actividad como ver una buena película.

Para montar un gimnasio en casa lo primero a tener en cuenta es disponer de una habitación vacía. Una vez dispongamos de espacio, un espejo es importante. Y es que si se va a realizar alguna actividad de tonificación, verse reflejado ayuda a corregir la postura y el movimiento.

El tipo de artilugios, irá en función del espacio disponible y del tipo de actividad favorita. Para las actividades cardiovasculares, que son las que más ayudan a mejorar el ritmo cardiaco y a quemar calorías, lo más recomendable son las cintas de correr o las bicicletas estáticas o elípticas. Estas, a priori, parecen aparatos enormes. Sin embargo, se han modernizado y si no se dispone de una habitación vacía para montar el gimnasio en casa, lo idóneo es hacerse con una plegable. Las funcionalidades de estos aparatos son las mismas que las que ofrecen las de mayor tamaño, y su reducida talla permite guardarlos bajo una cama o en un armario.

Otros artículos como las mancuernas, las pesas o un banco de abdominales ayudarán a tonificar los brazos. Para quienes echen de menos el factor trabajo en grupo, son muy recomendables los vídeos de aerobic, que guían paso a paso al alumno durante una hora de sesión.

En definitiva, para habilitar un gimnasio en casa es necesario hacer un análisis previo y seleccionar el tipo de actividad que se quiere realizar. En función de esas preferencias y del espacio, se comprarán los diferentes aparatos para hacer del ejercicio diario algo relajante, divertido y motivador.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017