Excite

Los beneficios y precauciones de la gimnasia pasiva en casa

A primera vista podrás pensar que las palabras gimnasia pasiva en casa pueden ser algo contradictorias. Pero lo cierto es que debido a la evolución de nuestra tecnología se ha conseguido inventar artefactos que son capaces de moldear nuestros cuerpos mientras disfrutamos de una plácida tarde viendo una película.

La gimnasia pasiva es una técnica corporal que se basa en la utilización de aparatos con sistemas de electrodos de bajo voltaje situados estrategicamente en la parte que queramos trabajar. Las zonas más habituales suelen ser glúteos, piernas y abdomen.

A través de esta estimulación eléctrica se consigue que nuestro cuerpo reduzca sus depósitos grasos y corregir la flacidez. Su práctica no supone ningún riesgo y en muchos casos los médicos la aconsejan para la rehabilitación de operaciones.

Existe una gran cantidad de aparatos en el mercado, aunque a decir verdad, no todos pueden presumir de la misma fiabilidad. Si tienes pensado empezar con su uso es aconsejable que consultes con algún experto como un fisioterapeuta.

Las sesiones recomendables suelen establecerse en torno a dos sesiones semanales de unos cuarenta y cinco minutos. Aunque normalmente está asociado con su uso para mujeres, estos aparatos también sirven perfectamente para el uso de hombres y se puede adaptar a todas las edades, excepto a las mujeres embarazadas.

Como ves la práctica de gimnasia pasiva en casa es la oportunidad perfecta para ejercitar tu cuerpo sin necesidad de sudar, cansarse o sufrir esas dolorosas agujetas. Para saber más sobre su uso acércate a tu clínica de rehabilitación o estética corporal más cercana.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017