Excite

¿Existe el mal de ojo o es falso?

Muchas son las personas que cuando pasan por una mala racha en su vida están convencidas de que han sido víctimas de un mal de ojo. Aseguran que alguien con poderes ocultos les ha mirado mal consiguiendo que tengan insomnio, bajo rendimiento depresión, vómitos, mareos e incluso enfermedades. Por ello, muchos acuden a 'brujos' y derivados de este mundo para curarse pero, ¿existe realmente el mal de ojo o es una falsa creencia producida por la sugestión?

    @EliseDefer - Twitter

Razones para no creer en el mal de ojo

Si crees que has sido víctima de un mal de ojo o alguien te ha dicho que vas a tener x años de mala suerte porque te han lanzado uno, estate tranquilo, porque existen muchas razones que te harán ver que se trata de algo inventado que no existe.

Para empezar, el ojo está hecho para recibir, no para emitir. En otras palabras, es un órgano que nos ayuda a percibir el mundo gracias a lo que llamamos la vista. Lo más que puede transmitir un ojo es el amor o el odio hacia los demás y es de ahí de donde los que inventaron el mal de ojo quieren sacar tajada.

Las personas más sugestionables son víctimas fáciles de esta gente que está especializada en entrenar la mirada. Esto hace que después, al llegar a casa no puedan sacarse de la cabeza el gesto agresivo de la persona que les echó el mal de ojo. Si encima creen en él, sucede un fenómeno psicológico conocido como profecía autocumplida.

La profecía autocumplida hace que una persona pase por eventos negativos por el simple hecho de pensar siempre de manera pesimista. Las personas que creen tener un mal de ojo confían menos en sus posibilidades de afrontar los problemas que se encuentran en el día a día y la sugestión hace el resto.

Además, las personas que creen tener un mal de ojo tienen un problema de atribución. Ellos creen que cada cosa que les ocurre es por el mal de ojo. De esta manera no se sienten responsables de su mala suerte y lo atribuyen a este 'maleficio'. Muchos incluso van de víctimas y prefieren no 'tratarse' con un 'especialista' para seguir echándole la culpa de todo al mal de ojo.

Por último, es bueno recordar que existen razones científicas suficientes para no creer en el mal de ojo. Entre otras muchas, encontramos que no existe ningún indicio de que mirar mal tenga efectos fisiológicos cuando se es inconsciente de que lo están haciendo. La energía que se transmite no se puede medir ni con los aparatos más sofisticados, por tanto, no existe. Tampoco existe una secuencia lógica de síntomas descrita, ya que nunca tienen el mismo orden.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018