Excite

¿Es higiénico saludar dando la mano?

Lo que no se ve, no existe. Esa es la llamada técnica del avestruz, que según el mito esconde la cabeza en la arena para ignorar el peligro. Pero sabemos de sobra que los gérmenes, aunque no se vean, existen y pueden llegar a ser muy nocivos.

Los microbios están por todas partes, en las superficies animadas y en las inanimadas. Viven en el suelo, en nuestra piel e incluso en el interior del sistema digestivo. ¿Es posible librarse de las bacterias? No solo no es posible, sino que puede que ni siquiera sea conveniente, pues se achaca el incremento de alergias a la excesiva limpieza, que hace que el sistema inmunitario de los niños tenga menos oportunidades de 'aprender' a defenderse.

Eso no significa que no debamos prestar atención a la higiene, solo que no debemos esperar vivir en un mundo esterilizado. Además, no todos los microorganismos son patógenos, de manera que obsesionarse con estar libre de todos ellos no conduce a nada.

FOTOS: Las señales de WC más divertidas del mundo

Dicho esto, las manos son un buen vehículo de intercambio de bacterias. Al cabo del día hemos tocado infinidad de objetos, algunos de ellos infestados de invisibles bacteria. Aunque solemos pensar en la cocina y, sobre todo, el baño, como los lugares más sucios, lo cierto es que los móviles, los teclados e incluso el mando a distancia son lugares en que las bacterias campan a sus anchas. Lo mismo puede decirse de los pomos de las puertas, las asas de las bolsas o los billetes... y de dar la mano como saludo.

Por supuesto que no se trata de ir por la vida con guantes quirúrgicos ni de lavarse las manos varias veces por hora, pero unas sencillas normas de higiene pueden evitar muchos disgustos. Prestar atención a la limpieza de los objetos más manoseados, lavarse las manos tras salir del baño y no comerse lo que se ha caído al suelo, son reglas básicas sencillas que contribuyen a mantener a raya las bacterias.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017