Excite

Enseñar a un niño a ir al baño tanto por el día como por la noche

La retirada del pañal en el niño es un momento que los padres esperan con cierta desesperación. Y es que desde que nace, ya siendo un bebé, se le cambian unos 2000 pañales al año, unos seis por día. Los gastos son otro motivo importante de preocupación para los padres. No se debe tener prisa en que el niño aprenda puesto que cuanto más pronto se le empiece a enseñar, más tarda en aprender. Para enseñar a un niño a ir al baño con éxito, se deben conocer los pasos a seguir y lograr entender como funciona la mente del hijo para poder transmitirselo.

Principales pasos

Saber identificar las señales, comprar un orinal, crear una rutina, quitar el pañal, enseñarle por imitación, explicarle los pasos del proceso, motivar su independencia, tomarse con humor y sin frustraciones los 'accidentes' y entrenar al niño por la noche, son en este orden, las pautas que se deben seguir para enseñar a un niño a ir al baño.

Identificando las señales

Se debe ser paciente y observar al niño hasta ver que está preparado para aprender. Si el niño obedece instrucciones simples, camina y se sienta solo, puede subirse y bajarse los pantalones y hasta imita a los adultos en algunas conductas, es el momento de comenzar a enseñarle a ir al váter.

Comprar el orinal y crear una rutina

Una vez se haya adquirido el orinal se debe hacer que el niño se siente vestido en el mismo una vez al día, después de tomar el desayuno, antes de bañarse o cuando normalmente haga sus necesidades. De esta manera se irá acostumbrando al orinal y formará parte de su rutina diaria. Es ideal que este se encuentre en un sitio accesible para el niño y conveniente para los padres. Si no quiere sentarse, hay que evitar forzarlo.

¡Fuera pañales!

Cuando el niño esté acostumbrado a sentarse vestido en su orinal, el siguiente paso es lograr que lo haga sin este. Aquí es conveniente explicarle para que lo entienda como debe hacerlo. Por ejemplo, se le puede decir que tiene que imitar a mama, papa y a sus hermanos porque así es como lo hace la gente mayor. Es importante no insistirle y premiarlo cuando lo haga bien.

Aprendizaje vicario y pasos del proceso

Los niños aprenden por imitación, por lo tanto la manera más natural de que aprendan a usar el inodoro es viendo a sus padres hacerlo. En el caso de los varones se les enseñará también sentado al principio. Mientras se le va instruyendo es aconsejable ir explicándole todos los pasos que se van realizando, desde que llega al orinal hasta que se limpia y se seca las manos.

Motivar su independencia

Siempre que se perciba que el niño tiene ganas de hacer sus necesidades hay que motivarlo para usar su orinal. Si necesita ayuda para bajar sus pantalones, la cremallera o cualquier otra cosa, se le debe transmitir la confianza necesaria para que sepa que cuenta con el apoyo de los padres. Muchos no permanecen mucho tiempo en el orinal, en ese caso se aconseja a los padres acompañarlo para distraerlo mientras se le cuenta una historia o se le lee un cuento. Elogiar al niño cuando haga sus necesidades en el orinal también lo motivará a hacerlo más a menudo. No es recomendable reforzarlo siempre porque se puede convertir en algo negativo para el niño por sentirse demasiado observado o ir al orinal solo porque quiera llamar la atención de los padres.

Aprendizaje nocturno

Para esta parte se necesita mucha más paciencia aún. Pueden pasar incluso varios años hasta que el niño controle sus necesidades durante el sueño. Se debe tener en cuenta que en esta etapa de su vida, su organismo no ha desarrollado un nivel desde el que el niño pueda despertarse por la noche para hacer sus 'emergencias'.

Al principio se deberán usar los pañales por la noche y para promocionar que el niño disminuya sus necesidades no se le debe permitir beber mucho líquido antes de acostarse. Colocar el orinal al lado de la cama e invitar al niño a que nos avise si por la noche quiere que se le acompañe al baño son técnicas esenciales para conseguir inhibir este problema.

En cuanto el niño lleve cinco días sin mojar los pañales se puede pasar a quitárselos y cubrir el colchón con un plástico o una protección impermeable. Si con el cambio el niño no es capaz de mantenerse sequito se aconseja volver a los pañales e intentarlo al cabo del tiempo cuando vuelvan a obtenerse buenos resultados.

Algunos consejos más

Para empezar a enseñar a un niño a ir al baño es muy importante escoger un momento en el que la familia tenga mucha estabilidad, los padres no estén estresados, tengan tiempo y el niño no pase por estímulos nuevos como la entrada en la guardería o el cambio de domicilio.

Si el niño tiene hermanos no mucho mayores que él, es muy positivo promocionar que ellos le enseñen también puesto que los niños pequeños prestan mucha más atención cuanto más cercano en parentesco les parezca el que les enseña.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018