Excite

ELA: síntomas de la enfermedad

La ELA, esclerosis lateral amiotrófica, fue descubierta en 1869 por el neurólogo francés Jean Marie Charcot. Se llama esclerosis porque supone la la degeneración del tejido nervioso; lateral, porque hace referencia al conjunto de nervios que se situán a ambos lados de la espina dorsal, donde se encuentran muchas de las neuronas afectadas por esta enfermedad; y amiotrófica porque produce atrofia muscular.

La ELA es una enfermedad degenerativa que afecta a las neuronas motoras, encargadas de controlar el movimiento de los músculos voluntarios. Se produce cuando estas neuronas disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, provocando una parálisis muscular progresiva. Descubrimos los síntomas de esta dolencia también llamada enfermedad de Lou Gehring, por el jugador de los Yankees de Nueva York que se tuvo que retirar en los años 30 del siglo pasado.

    © Getty Images

Síntomas de la ELA

El inicio de la ELA puede ser tan sutil que en muchas ocasiones los síntomas pasan desapercibidos. La persona que padece esta enfermedad presenta una pérdida de la fuerza muscular y de la coordinación que, con el tiempo, imposibilita llevar a cabo actividades como subir escaleras, comer o hablar.

Los músculos de la respiración y de la deglución pueden ser los primeros en verse afectados. A medida que la enfermedad empeora, se ven perjudicados otros grupos musculares.

Otros síntomas frecuentes al principio son el cansancio excesivo sin motivo, la falta de movilidad en los dedos, las caídas y la dificultad para andar por falta de fuerza en las piernas.

Durante la enfermedad, la persona afectada tiene dificultad para respirar y para tragar; calambres musculares, debilidad muscular, parálisis, problemas en el habla y pérdida de peso, entre otros.

La esclerosis lateral amiotrófica no afecta a los músculos involuntarios ni a los sentidos. Sólo en raras ocasiones afecta a la función intestinal, al movimiento de los ojos o a la capacidad de una persona para pensar o razonar.

    Twitter- @globovision

La ELA afecta sobre todo a adultos entre 40 y 70 años, aunque existen casos en personas más jóvenes. Por ahora no existe ningún tratamiento probado contra la ELA. Sin embargo, sí existen fármacos para combatir el conjunto de síntomas que acompaña a la enfermedad, como son los calambres, las alteraciones en el sueño o los problemas de salivación. El científico Stephen Hawking es el rostro más conocido de esta enfermedad que lo ha dejado completamente paralizado y se comunica a través de un aparato generador de voz.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017