Excite

La Unión Europea le pone límites al llamado turismo sanitario

La Unión Europea ha realizado una nueva regulación para el tratamiento médico que cada uno de sus habitantes puede recibir en otro país comunitario, todo con la intención de regular y tratar de acabar con el llamado turismo sanitario. De momento se espera que la nueva regulación optimice los recursos sanitarios en la Unión Europea y beneficie a algunos países, como España, que recibían una gran carga de turismo sanitario.

Aunque la nueva directiva de la Unión Europea mantiene la gratuidad de la atención médica básica o de emergencia de cualquiera de sus ciudadanos en cualquier país, si introduce suficientes cambios como para evitar situaciones de abuso de algunos pacientes. De este modo cualquier español de viaje en algún país de la Unión Europea tendrá derecho a la sanidad básica, y en caso de tratarse de un residente en dicho país tendrá acceso a todo su sistema sanitario.

En cambio, el turismo sanitario se verá fuertemente afectado por la nueva directiva europea. A partir de ahora cuando algún ciudadano se quiera someter a un tratamiento en el extranjero tendrá que pagarlo de su bolsillo, siendo su país quien le devolverá el dinero, siempre hasta el máximo que se hubiera gastado en caso de recibir el tratamiento en su lugar de origen. Pero además, para evitar el turismo sanitario aún más, el paciente que visite otro país deberá tener un permiso de la sanidad de su país de origen, que será siempre necesario para tratamientos de enfermedades raras o para tratamientos que exijan más de una noche de hospitalización o material de alta tecnología. El país de origen tendrá que negar tal permiso si el tratamiento se puede recibir en dicho territorio.

El turismo sanitario es un problema que afecta gravemente a países donde la sanidad tiene una cobertura más alta o donde hay una gran cantidad de residentes extranjeros. España es uno de los países más afectadas, debido a su sistema de sanidad y a la alta población de jubilados extranjeros, que aprovechaban sus vacaciones para realizarse alguna operación que no se costeaba en su país, o en el caso de los residentes, que volvían a sus países para operarse y después cargar la cuenta a España.

Se calcula que cuando entre en vigor la nueva directiva de la Unión Europea, para lo cual los países tienen un plazo de dos años y medio, el Estado español podrá ahorrarse hasta 2.000 millones de euros anuales. Entre las repercusiones que ha tenido la nueva directiva cabe remarcar la de varias asociaciones médicas, que se han alegrado de la regulación del turismo sanitario, ya que permitirá una sanidad más eficiente y la relajación en las listas de espera de algunas comunidades como Andalucía, Baleares o Valencia.

Imagen: publico.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017