Excite

El tabaco, mal amigo de las intervenciones quirúrgicas

Siempre se advierte de los daños que puede causar el fumar para la salud. Pero no solo eso, recientemente los medios de comunicación recogen un estudio que demuestra que el tabaco no es buen compañero de las intervenciones quirúrgicas u operaciones, ya que puede complicar el tema gravemente.

Es cierto que el tabaco perjudica la salud de personas sanas y por supuesto, supone un riesgo para los que se van a someter a una cirugía, ya que corren un gran riesgo de sufrir complicaciones. Lo que no está tan claro es el tiempo exacto que se aconseja dejar de fumar antes de someterse a una intervención. Se hablaba de estudios que registraban que lo aconsejable era dejar de fumar al menos ocho semanas antes de la operación.

Los especialistas, que saben que tiene mucho más riesgo una operación en una persona que fuma que la que no, aconsejan abandonar el hábito de fumar antes de una operación. Un estudio en 1989 garantizaba que dejarlo solo unos pocos días antes de meterse en el quirófano, no era beneficioso para el paciente, sino que agravaba las posteriores complicaciones.

Esto era debido a que en ese momento, perder la propensión a toser que provoca el tabaco podría generar una mayor retención de secreciones y, así provocar mayores dificultades pulmonares.

Aunque esto no está totalmente demostrado sostienen que dejar el hábito de fumar pocas semanas antes de una cirugía puede tener un impacto negativo sobre el paciente. A la luz de la situación esperemos que los especialistas en la materia sigan investigando y esclarezcan la situación.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017