Excite

El dióxido de cloro se vende como una milagrosa cura para todo bajo el nombre de MMS

  • @bbcmundo - Twitter

Jorge Escanilla es una de las muchas personas que afirma haber tenido serios problemas de salud que ningún medicamento pudo solucionar hasta que probó un remedio alternativo que está despertando mucha controversia. El dióxido de cloro se vende como una milagrosa cura para todo bajo el nombre de MMS.

Las siglas de este preparado hacen referencia a las palabras Solución Mineral Milagrosa, y es llamado así por las numerosas enfermedades que, según sus defensores, es capaz de mitigar.

Según recoge BBC Mundo, en el caso de Escanilla, éste afirma que llevaba entre 12 y 15 años enfermo con problemas de hígado, riñones y páncreas, probando gran variedad de tratamientos como medicinas, acupuntura y ozono líquido. Su mujer había oído hablar de unas gotas 'milagrosas' en la radio y le insistió para que las tomara.

Jorge aclara que "primero le dije que no y finalmente le hice caso para no reñir con ella, me tomé las gotas a regañadientes". A pesar de haberlas tomado sin esperanzas, Escanilla declara que aquello "fue un milagro".

Según dice, antes de tomar el dióxido de cloro tenía muchas dificultades para dormir durante más de dos horas. Además, tomaba unas gotas que contenían morfina para reducir el dolor, pero no mejoró hasta tratarse con MMS, llegando a poder dormir hasta 12 horas seguidas y notar una reducción significativa de sus molestias hasta acabar con sus dolores.

Se conoce como Solución Mineral Milagrosa o MMS por el gran número de casos de personas que afirman haberse curado con esta sustancia de problemas de colon irritable, hígado, diabetes, malaria, esclerosis e incluso hay quien declara haber remitido del cáncer de manera espontánea tras tomarla.

Sin embargo, este preparado, que contiene dióxido de cloro, no está considerado un medicamento y sí como un producto tóxico para los seres humanos según distintas autoridades sanitarias. Entre ellas se encuentran la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y el Departamento de Salud Federal de Canadá. Este último declara que "ningún producto terapéutico con contenga clorito de sodio está autorizado al consumo de humanos".

Aún así, podemos encontrar muchos testimonios y vídeos en internet de personas que defienden el consumo del MMS y existe hasta una organización fundada como iglesia instaurada en varios países llamada la Iglesia Genesis II de Cura y Sanación, desde la que se promociona el uso del dióxido de cloro y se forman a 'pastores' para impulsar su consumo a través de un protocolo.

Para Mario Venegas, distribuidor de MMS en Chile dice haber ayudado con el dióxido de cloro a más de 2000 personas y que "este producto es una ciencia nueva y que de conocerse y extenderse, podría hacer mucho daño a las farmacéuticas". Venegas además afirma que "no existen efectos secundarios provocados por el MMS".

La Iglesia Genesis II de Cura y Sanación tiene su sede en la República Dominicana, está presente en cuatro continentes y fue fundada por James Humble, la persona que bautizó el dióxido de cloro como el MMS en un libro llamado The Miracle Mineral Solution of the 21st Century.

Su difusión es tan grande que cualquier persona puede fabricarse el producto en casa siguiendo instrucciones en internet. Esto preocupa a varias entidades públicas que afirman que seguir esta receta puede producir efectos adversos graves. Según estos organismos sanitarios, al presentarse el producto dotado de propiedades terapéuticas y preventivas de enfermedades de todo tipo, obtiene la consideración legal de medicamento, lo cual es un delito.

Además, no todos los casos han sido positivos. Se conoce que un paciente en Chile, que presentaba VIH, empeoró después de confesar a su médico que había dejado el tratamiento para tomar MMS. En concordancia con esto, la jefa de la Agencia Nacional de Medicamentos de Chile declara que "si se está produciendo MMS para su distribución como medicamento y es malo para la salud, constituye un delito", y añade que "se trató de encontrar a los supuestos terapeutas que lo administraron, sin éxito".

FOTOGALERÍA: alimentos que creías que eran buenos para la salud y que no lo son tanto

Al margen de sus resultados, mientras el dióxido de cloro no esté aprobado como medicamento, aunque sea considerado un descubrimiento milagroso para muchos, es una sustancia prohibida para el consumo humano por sus peligrosos efectos en el organismo.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017