Excite

El cáncer de páncreas de Steve jobs era distinto

Steve Jobs falleció a consecuencia de uno de los tumores con más probabilidad de muerte, difícil de diagnosticarr con tiempo y cuya velocidad de expansión es más alta: el cáncer de páncreas. Pese a ello el genio de los ordenadores logró sobrevivir a la enfermedad durante siete años. El tumor padecido por el fundador de Appel pertenecía a una variante menos agresiva y común de este tipo de cáncer, conocido por su alta tasa de mortalidad.

En concreto se trataba de un tumor nuroendocrino de páncreas, cuyas estadísticas de supervivencia son superiores al cáncer de páncreas más conocido, el adenocarcinoma. Steve Jobs optó en primer lugar por las terapias alternativas, cambiando poco tiempo después a la medicina tradicional, sometiéndose a una intervención para eliminar las células cancerígenas en 2004. La operación se realizó con cierto retraso debido a la primera reacción de Jobs.

En 2009 se le detectó metástasis en el hígado por lo que se sometió a un transplante. Aparentemente no estaba extendido pero, en ocasiones, que no se pueda ver no significa que no esté, explica el doctor Mayol al periódico el Mundo. Al hacer un tranplante es necesario poner inmunosupresión que favorece que el cáncer se extienda a otros órganos y esta parece ser la principal causa de la muerte del Jobs.

Ambos tumores de gravedad relevante se diferencian entre ellos por la probabilidad de supervivencia. El cáncer de páncreas más habitual, adenocarcinoma, es dificilmente tratable porque se suele diagnosticar demasiado tarde y es intratable. Mientras el cáncer que ha padecido Jobs, un tumor neuroendocrino, es más fácil de identificar y su supervivencia a cinco años es mayor en el 30% de los pacientes.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017