Excite

Dietas recomendables para el verano 2014

Es de sobra conocido que nuestras pautas alimenticias reclaman una adaptación a la estación del año para ser lo más ajustadas posible al metabolismo corporal. Sería absurdo plantear un menú que sirviese tanto para los días de temperaturas bajo cero como para aquellos bajo el tórrido sol de julio. Repasamos cuáles pueden ser las dietas recomendables para el verano 2014.

Un variado plantel de alimentos para disfrutarlos

En verano, cuando estamos de vacaciones o incluso al acabar la jornada laboral, es normal frecuentar más a menudo bares, chiringuitos y restaurantes, con lo que eso representa de consumo de refrescos, alcohol, frituras y todo tipo de comida rápida que en nada resulta compatible con lo que vamos a ver como dietas recomendables para el verano 2014. Hemos de entender que la temporada de calor trae consigo unas exigencias en cuanto a alimentación, que perfectamente pueden encajar dentro de ese cierto desorden de comidas que implican las vacaciones de verano.

Antes de referirnos a qué alimentos han de ser los principales protagonistas de nuestra dieta para el verano 2014, hay tres grandes líneas que convendrá respetar. Una de ellas es asegurar un elevado consumo de antioxidantes, que contrarresten el envejecimiento de la piel provocado por la acción solar. Otra, tomar abundancia de líquidos para mantener hidratado el cuerpo, al menos de 6 y 8 vasos de agua al día, considerando buena alternativa el té frío en todas sus variedades. Y por supuesto, postres ligeros del tipo de sorbetes o frutas frescas de estación.

Alimentos básicos para la dieta de verano

Intentaremos consumir dos o tres veces por semana algún tipo de pescado azul (las sardinas son una excelente opción), por su elevado contenido en ácidos grasos Omega 3 y 6 de alto poder antioxidante, que además ayudan a mantener la piel hidratada.

Las carnes rojas (vacuno mayor de un año sobre todo) no deben olvidarse porque cuentan con un aporte de vitamina B con importantes funciones metabólicas. Para evitar ingerir grasa, preferiblemente las consumiremos a la plancha.

Si las frutas frescas han de tener una presencia permanente en la alimentación diaria, el melón es la fruta de temporada por excelencia en verano. Muy refrescante y muy saludable por tener gran cantidad de vitamina C y otros antioxidantes naturales recursores de colágeno.

Dentro del objetivo de asegurar la hidratación tendremos en cuenta el té verde, interesantísimo en la dieta ligera de verano, que además es un reconocido anticancerígeno y reduce el colesterol.

Aunque paradójicamente los frutos secos están concebidos por mucha gente como alimentos de segundo orden o propios de un capricho, sus beneficios son extraordinarios, pues contienen vitamina E, que es un potentísimo antioxidante que entre otras cosas evita la aparición de manchas cutáneas que habitualmente provoca la acción del sol.

Los altos niveles de vitamina A y de fibra que aportan las verduras de hoja verde las hace indispensables, no debiendo bajar de 3 o 4 raciones semanales. La tradicional ensalada de verano es un buenísimo recurso para cubrir este objetivo, pues el verano no invita a comidas muy abundantes y calientes.

Y cómo no, gazpachos y sopas frías compaginan los ingredientes de una alimentación saludable, nutritiva y refrescante.

Lo que debe evitarse

En primer lugar, huir de todo tipo de dietas que inducen simplemente a no comer, pues las necesidades del organismo en nutrientes no desaparecen por mucho calor que haga. Dejarse llevar por regímenes alimenticios extremos puede ser causa de deshidratación, carencias e incluso alteraciones gástricas.

Dentro de alimentos que conviene alejar de nuestra dieta de verano, mencionaremos las bebidas carbonatadas y los denominados fast foods por su alto contenido en grasas indeseables. Asimismo no es nada aconsejable basar la alimentación en un solo bloque de alimentos (por ejemplo, comer solo verdura), pues se necesitan diferentes fuentes de nutrientes para garantizar aportes equilibrados.

Los chiringuitos de playa tienen un tradicional surtido de comidas que chocan con lo que es una dieta sana de verano. Sin embargo, en casi cualquiera de ellos es posible encontrar alternativas saludables como pescado azul a la plancha, ensaladas, etc., en definitiva alimentos apetecibles que respetan las bases de la dieta recomendable.

Aprovechar alimentos estacionales y huir de dietas llamativas

El verano es una época del año ideal para seguir una alimentación sana y equilibrada debido a la proliferación de alimentos propios de la estación con características altamente saludables y especialmente hidratantes, lo que ayuda a mantener el organismo alejado de toxinas y sustancias indeseables. Por añadidura, es importante acompañar una buena alimentación con cierto grado actividad física que contribuye al bienestar del cuerpo.

Al plantearse dietas recomendables para el verano 2014, cuidado con buena parte del repertorio que nos ofrece internet, pues a menudo carecen de toda base profesional y entrañan riesgo de alteraciones en la conducta alimentaria.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017