Excite

Beneficios de la dieta Woët

Cualquier intento de adelgazar exige una buena dosis de voluntad y disciplina, partiendo de la base de que la actividad física, en variable intensidad, debe aparecer como complemento de cualquier dieta hipocalórica, debido a su estímulo en el gasto de energía y a su contribución a compensar la pérdida de masa muscular habitual en ese tipo de regímenes.

Los beneficios de la dieta Woët, laboratorio francés altamente especializado en dietas, han sido contrastados tanto por su eficacia en la reducción de peso como en la de corrección de desequilibrios metabólicos.

Una dieta proteínica en tres etapas

El fundamento teórico de la dieta Woët se apoya en el valor biológico de determinadas proteínas, los conocidos como productos Woët estimuladores de la síntesis proteica y potenciación muscular, en detrimento de los hidratos de carbono y de grasas, sustancias ambas directamente implicadas con la ganancia de peso.

Se trata de una dieta rigurosamente diseñada para adultos sanos, lo que directamente excluye de su campo de acción a niños, ancianos, mujeres embarazadas y personas que sufran trastornos serios de los sistemas orgánicos. Debe preverse la posibilidad de experimentar, en los comienzos de su puesta en práctica, ciertos síntomas como mareos, dolor de cabeza o cansancio. Por ello y por los fuertes cambios metabólicos que ocasiona, se realiza siempre bajo supervisión médica.

Las tres etapas de la dieta

El cumplimiento de esta dieta proteinada se escalona en tres etapas sucesivas, que incluyen una terapia de modificación de los hábitos alimentarios para asegurar que la pérdida proporcional de peso se manifieste gradualmente.

La primera de las etapas o fase cetogénica se corresponde con lo que puede denominarse "quemar grasas". Son unas semanas en las que los preparados Woët se asocian con suministro de verduras, para ir sustituyendo dos raciones diarias de tales preparados por alimentos abundantes en proteínas de origen animal, es decir, carnes y pescados. Su horizonte es la pérdida de un 80% de peso al culminar esta etapa, en la que se cuidará la variedad de los aportes alimenticios como incentivo para que la dieta no se convierta en un pesado lastre para el paciente y este termine abandonando. Por dicha razón, se repartirán las comidas en cinco raciones con distintos sabores y presentaciones.

La segunda fase o de transición consiste en recuperar muy despacio otras familias de alimentos, especialmente fruta y almidones como el pan. La pérdida de peso se prolonga aunque mucho más débilmente, requiriéndose ya un incremento de la actividad física.

Y para terminar, la fase de estabilización es considerada como la de mayor trascendencia, dado que aquí se corre el riesgo de que se produzca el temido efecto rebote que mande al traste los avances logrados. Los alimentos proteicos nada más se introducen en tentempiés de media mañana y media tarde, y se mantiene el consumo del resto de grupos alimenticios. Es de capital importancia seguir una disciplina de ejercicio físico por su papel de aumentar la masa muscular (que gasta energía) y disminuir la tensión psíquica, mejorando así el descanso.

Si el periodo de estabilización respeta escrupulosamente las directrices que se han descrito, es un hecho que se consigue que el paciente mantenga un rigor en la alimentación llevando una dieta equilibrada, lo que ayuda a mejorar la salud en general.

Exito asegurado y siempre bajo supervisión médica

Debe tenerse claro que si bien los beneficios de la dieta Woët son cuantiosos, se trata de una dieta agresiva para la que no todos los organismos se encuentran preparados, por lo que está rigurosamente indicada la supervisión facultativa. Los resultados medios que caben esperar con la dieta proteinada en cuanto a pérdida de peso se mueven en torno a 10 kg en el hombre y 8 kg en la mujer a lo largo de 28 días.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017