Excite

Controles que la mujer debe hacerse a lo largo del año: los chequeos médicos necesarios

El cuidado diario y los hábitos saludables no son suficientes para estar libre de peligro. Existen una serie de controles que la mujer tiene que hacerse para prevenir enfermedades o complicaciones en su salud. La realización de una serie de chequeos médicos de forma controlada y regular garantizan una vida más sana y equilibrada.

    ** RCB ** - Flickr

Distintos análisis en distintas etapas

Los controles médicos que la mujer tiene que hacerse a lo largo del año garantizan su salud y evitan enfermedades e imprevistos. Es importante cuidarse, no caer en las tentaciones nocivas de la vida y prevenir yendo al médico, pero además, a partir de los 20 años hay chequeos que son muy recomendables.

Chequeos de los 20 a los 36 años

En esta etapa se deben hacer controles clínicos cada dos años. Estos deben tener un historial clínico que recopile antecedentes de enfermedades en familiares cercanos, un resumen de antecedentes de enfermedades de la niñez y juventud, datos sobre la edad de la primera menstruación y la regularidad de los ciclos menstruales.

También, un examen médico general y de laboratorio para saber como están los niveles de glóbulos rojos, blancos y las funciones del riñón y el hígado así como el colesterol y glucemia, unas medidas de peso y altura, un control de la presión arterial, un electrocardiograma, un examen mamario y ginecológico con papanicolau y colposcopia, la actualización y administración de las vacunas necesarias según su condición.

Además de todo lo anteriormente mencionado, en caso de haber quedado embarazada alguna vez se lleva un registro de los embarazos completos e interrumpidos. También es aconsejable, aunque no necesariamente de manera tan regular, una radiografía del tórax, exámenes de la piel y los lunares y un ecocardiograma.

Controles entre los 36 y los 65 años

En esta etapa se pasa de la edad fértil a la menopausia. Los controles clínicos y de laboratorio de la etapa anterior deben ser anuales. Además, deben incorporarse una gran cantidad de análisis.

Las mujeres que fumen en esta franja de la vida deben hacerse una radiografía del tórax anualmente mientras que las no fumadoras deben hacérsela cada dos años. También cada dos años se debe realizar una prueba de esfuerzo ergométrica para el sistema cardiovascular.

Las mujeres que no hayan alcanzado la menopausia deben hacerse un control con ecodoppler carotideo cada cuatro años y una vez que la hayan pasado, cada dos años.

Al examen ginecológico y mamario se una la mamografía y la densitometría ósea a partir de los 40 años de edad. Cada cinco años se debe pasar un control gastrointestinal con con gastroscopías y colonoscopías.

No obligatorio pero sí muy aconsejable es realizarse una ecografía abdominal para evaluar el estado de órganos como hígado, páncreas, riñones, útero y ovarios.

    Defence Images - Flickr

Desde los 65 años

En esta etapa los controles que la mujer tiene que realizarse se deben hacer cada seis meses. En base a las deficiencias y necesidades de cada persona, estos controles deben estar enfocados hacía un área concreta de la salud. La detección precoz de problemas de tipo cardiovascular u oncológico es de vital importancia. No obstante, la correcta actividad física, una alimentación sana y una actitud positiva ante la vida son los mejores chequeos sanitarios en cualquiera de estas tres etapas.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017