Excite

Cómo saber si un tatuaje está infectado

Los tatuajes están englobados conforme a la legislación sanitaria como técnicas de arte corporal, y en consecuencia quienes se dedican profesionalmente a esta actividad están sujetos a estrechos controles higiénico-sanitarios de cara a prevenir las infecciones y otros efectos indeseables.

En sentido estricto, un tatuaje es una agresión provocada a la piel, con pérdida de sustancia y alteración de la barrera defensiva natural. De tal manera, quien se somete a la práctica de tatuajes debe conocer el riesgo que entraña y tener claro cómo saber si un tatuaje está infectado.

Aprender a identificar las señales de infección en un tatuaje

Tras la práctica de un tatuaje cabe esperar un “postoperatorio” prolongado durante no más de cinco o seis días, con síntomas de baja intensidad del tipo de dolor o comezón local, halo inflamatorio en torno a la periferia de la figura, un leve sangrado e incluso ligero flujo de tinta. Transcurrido ese prudencial plazo de tiempo, el mantenimiento y por supuesto la intensificación de ese cuadro es un signo inequívoco de encontrarnos ante la complicación más habitual de un tatuaje corporal: la infección.

Pero, ¿cómo saber si un tatuaje está infectado con certeza? Los especialistas fijan los límites clínicos para el diagnóstico de infección en la aparición de pus maloliente en el área tatuada y tejido colindante, cualquiera que sea su tonalidad e intensidad. Este flujo anormal va habitualmente asociado a un edema doliente y enrojecimiento y, en los casos más agudos, a unas vetasrojas cuya presencia es una señal de que el tratamiento debe abordarse con la máxima urgencia. Y como consecuencia de esa reacción del sistema inmunitario al tatuaje, es muy frecuente el acompañamiento de las lesiones locales con un cuadro febril de variable intensidad.

Tratamiento de la infección

Una vez certificada la presentación de la infección, la instauración de un tratamiento debe llevarse a cabo con la mayor celeridad posible, pues de lo contrario se corre el riesgo de desencadenamiento de una sepsis que pudiera, en caso extremo, ocasionar la muerte. Debe mantenerse escrupulosamente limpia la zona afectada higienizándola con jabón antibacteriano y secándola con toallitas de un solo uso. Es importante evitar su cerramiento por el riesgo de crear una anaerobiosis que agravaría el proceso infeccioso, por lo que a lo sumo se aplicará una gasa que deje respirar la zona. Y evidentemente, el empleo de antibióticos de amplio espectro en aplicación tópica y parenteral simultáneamente, será el mecanismo que logrará erradicar la infección.

Un riesgo mayor del que parece

Ante la decisión de someterse a un tatuaje o una micropigmentación de la piel, conviene adoptar todas las precauciones posibles en cuanto a la elección del profesional al cual encomendar la tarea, así como informarse sobre cómo saber si un tatuaje está infectado una vez terminado, para evitar demoras indeseables en la adopción del tratamiento indicado.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018