Excite

Cómo preaparar un botiquín de viaje para niños

Dado que los niños no suelen parar quietos, no es raro que tarde o temprano se acaben haciendo alguna pequeña herida, corte o magulladura. Así mismo, las picaduras de insectos, los excesos en las comidas o refrescos pueden traer consigo algún que otro empacho o dolor de vientre.

Llevar un botiquín de viaje especialmente pensado para los niños es imprescindible si tienes planeado hacer un viaje con tus hijos.

Para las pequeñas heridas o cortes, un antiséptico, gasas, esparadrapo y tiritas puede ser más que suficiente para evitar las infecciones y conseguir una curación rápida.

Con los cambios en la alimentación y el tipo de agua inevitables al viajar, pueden aparecer diarreas o estreñimiento. En casos de diarrea leve tan solo debes procurar que tu hijo esté bien hidratado. Si la diarrea es persistente o severa, no dudes en acudir al médico. Para el estreñimiento, incluye más fruta y verdura en su alimentación, pues es posible que no esté tomando lo suficiente durante los días de vacaciones.

La protección para el sol no es algo exclusivo de la playa. Si vais a estar caminado por las calles mucho rato, procura que tus hijos (y el resto de la familia) esté protegida del sol con productos apropiados. Utiliza gorras para evitar el exceso de sol en la cabeza e insolaciones y lleva también una crema aftersun y crema hidratante.

Si tus hijos tienen algún tipo de enfermedad crónica, como asma, diabetes, etc., habla con tu médico antes del viaje para que te dé algunos consejos.

Y, por último, no te olvides el termómetro, así te asegurarás de que no te equivocas al controlar su temperatura y podrás viajar con más tranquilidad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017