Excite

Trucos para saber cómo meditar en casa

La meditación es una práctica milenaria de relajación del cuerpo y la mente que gana adeptos cada día. El ritmo frenético de la vida actual hace que sean cada vez más los que se apuntan a la meditación, que ha demostrado sus beneficios sobre la calidad de la vida e incluso en la recuperación de algunas enfermedades. Si has decidido dar el primer paso y acercarte a la meditación te damos algunos consejos para que aprendas cómo meditar en casa.

Un lugar para meditar

Lo primero que debes hacer es encontrar un lugar adecuado meditar. Puede ser una habitación o un rincón acogedor en el que te sientas cómodo. Es importante que sea un lugar limpio, aireado y alejado del ruido. Puedes hacer más cálido este rincón de meditación colocando algunas plantas (naturales, no de plástico).

La hora de la meditación

Hay que intentar que la hora de la meditación sea la misma todos los días. Por ello, es importante elegir bien la hora para asegurarse que nada interrumpirá nuestra “hora de la meditación”. Se recomienda meditar por la mañana temprano para iniciar el día cargados de energía, aunque muchas personas suelen meditar por la noche. Elijas el momento que elijas asegúrate de no meditar con el estómago lleno.

La postura

La posición del cuerpo debe ser erguida para hacer que el aire circule por nuestro cuerpo sin dificultad. No existe una postura obligatoria para meditar, puedes hacerlo sentado en un cojín o en una silla, lo importante es sentirse cómodo y relajado. La postura más utilizada por su sencillez es la conocida como el Loto, sentado con las piernas cruzadas y las manos apoyadas sobre las rodillas. Hay que evitar posturas horizontales, al menos al principio, ya que al estar tumbados hay riesgo de quedarse dormidos. Acuérdate de usar ropa cómoda sin nada que pueda apretar y desconcentrarnos.

Tiempo de meditación

Para los que se están iniciando en la meditación unos 15 o 20 minutos al día pueden ser suficientes. Con el paso del tiempo, el momento dedicado a la meditación puede ir aumentando progresivamente hasta llegar a una hora, que es el tiempo aconsejado para una meditación completa.

La respiración

En la meditación la respiración es de suma importancia. Se debe inhalar por la nariz y expulsar el aire por la boca, realizando una respiración abdominal, es decir, llenando el diafragma hacia el estómago y no hinchando los pulmones y el pecho.

¡A meditar!

Meditar significa dejar la mente en blanco, sin forzar los pensamientos, de modo que sea nuestra mente quien salte de un pensamiento a otro. Esto puede ser un poco difícil al principio, por lo que puedes iniciar con trucos como concentrarte en la respiración o sentir las diferentes partes de nuestro cuerpo. No quieras controlar tu mente, intenta observar los pensamientos que genera y descubre el modo en que es nuestra mente quien nos controla.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017