Excite

Cómo dejar de comer compulsivamente: métodos contra la ansiedad

Las emociones como la ansiedad o el estrés no casan bien con las comidas. Para saber cómo dejar de comer compulsivamente primero habrá que cambiar ciertos hábitos que ayuden a calmar este nerviosismo que provoca este comportamiento compulsivo que perjudica la salud del que lo padece a largo plazo corriendo riesgo de caer en la obesidad.

    erik.aldrich - Flickr

Esa ansiedad por comer

Puede que el problema sea que no se sabe cuando parar de comer o puede que se trate de una apetencia de una comida concreta entre horas, el caso es que la ansiedad, los nervios o el estrés son el claro denominador común de los factores que promueven esta manera patológica de alimentarse.

¿Cómo dejar de comer compulsivamente?

Saber diferenciar entre hambre y apetito, sustituir el antojo por agua o fruta o recurrir a amigos y en casos límite a especialistas en nutrición y psicología son distintas maneras de afrontar este problema de ingesta.

Diferenciar entre hambre, apetito

La mayor diferencia entre los seres humanos y los animales en lo que se refiere a la comida es que mientras los animales tienen hambre, el hombre también tiene apetito. El hambre hace referencia a las ganas de comer por sentir la necesidad de reponer energías, mientras que el apetito es el deseo concreto de una comida que no tiene porqué ir ligada a cubrir la saciedad. Podemos estar perfectamente saciados y tener apetito.

Cuando se desea algo entre horas, como por ejemplo una barra de chocolate, unas patatas chips o un helado, el apetito está apareciendo claramente y puede ser evitado de las muchas maneras.

La importancia del agua, la fruta y los amigos

La ansiedad es lo que provoca que nos den ganas de comer entre horas. Esa ansiedad muchas veces no nos deja ver que en realidad tenemos sed. Siempre que aparezca la sensación de apetito es bueno beber un poco de agua e intentar pensar en otros temas. Si persiste la sensación de hambre provocada por la ansiedad se puede comer una fruta para cubrir el azúcar que nuestro cerebro está pidiendo a gritos. Otra opción bastante interesante es hacer planes en esas horas con amigos. Hablar con gente también calma la ansiedad que provoca la necesidad de comer algo.

    Gaulsstin - Flickr

La gula

Un factor importantísimo a la hora de saber cómo dejar de comer compulsivamente es la gula. El organismo tiene distintos receptores de saciedad que van informando a nuestro cerebro de que estamos saciados. El problema es que cuando una comida nos parece deliciosa o tenemos mucha variedad nuestra mente se descontrola y aparece la gula. Cuando se diferencia entre hambre y gula se podrá prescindir con mayor facilidad de ese segundo plato o ese postre que ya no nos cabe en el estomago.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017