Excite

Los cambios de humor repentinos en el hombre

Los cambios de humor repentinos en el hombre pueden ser punta del iceberg de un problema de salud, de naturaleza psíquica o física. Este síndrome de las denominadas “personas veleta” afecta a una población en torno a una persona entre cada 200, no manifestándose significativamente asociado a condición sexual ni de ningún otro tipo, y su génesis suele producirse al comienzo de la edad adulta.

Ciclotimia y bipolaridad

Muchos hombres de marcada impulsividad viven ajenos a las consecuencias de sus actos, cautivos de un estado de ánimo inestable que probablemente sea el factor desencadenante de dichas actitudes. A la hora de clasificar el estado de ánimo, podemos hablar de normal, elevado o deprimido, correspondiéndose estos dos últimos con ciertas desviaciones psíquicas que penalizan el equilibrio emocional del individuo y le impiden el control de su situación. Esta dinámica de altibajos bruscos en el humor o estado de ánimo se conoce como ciclotimia, resultando ser una variante moderada de una entidad patológica mayor como el trastorno bipolar.

La proliferación de altibajos emocionales recurrentes induce siempre a pensar en la existencia de ciclotimia, cuya influencia en las relaciones interpersonales y en el rendimiento social y laboral puede llegar a ser notable. Dichos cambios en el estado de ánimo se mueven en un rango entre la depresión leve y la hipomanía (caracterizada por una desproporcionada euforia), viniendo a extenderse en periodos de dos meses aproximadamente. La persona en estado de hipomanía puede sentirse bien e incluso su organismo puede manifestar un adecuado funcionamiento y una mayor productividad.

Un motivo frecuente de los cambios de humor repentinos en el hombre es un desequilibrio hormonal, en el pueden estar involucradas la testosterona, la melatonina y las hormonas tiroideas. En consecuencia, asiduamente se trata del desenlace de una combinación de estrés y agotamiento suprarrenal. Las glándulas suprarrenales fabrican numerosas hormonas como cortisol, adrenalina y DHEA, sin cuyo concurso en niveles adecuados la capacidad de combatir fisiológicamente el estrés queda disminuida.

Existen diferentes estrategias para amortiguar los cambios de humor, controlando los efectos de los acontecimientos teóricamente responsables de los mismos, así como adoptando un ritmo de vida bien estructurado en cuanto a horas de sueño, régimen alimenticio, práctica de ejercicio, etc. Por parte de las personas que en su vida cotidiana se sienten cercanas a un hombre de estas características, han de desplegar suficiente inteligencia emocional que le impida contagiarse de sus vaivenes conductuales. En la comunicación con la persona ciclotímica es indispensable hacerle ser consciente de cada repentino cambio de humor que experimente y transmitirle una sensación de ser partícipe de sus tribulaciones como persona allegada.

Tratamiento de la ciclotimia

El tratamiento de la ciclotimia se apoya en métodos similares al de la bipolaridad, básicamente mediante medicamentos antidepresivos y psicoterapia. Como en cualquier otra psicopatología, el apoyo del entorno familiar se antoja crucial. Las alteraciones emocionales asociadas con los cambios de humor admiten la aplicación de la aromaterapia como tratamiento promotor de relajación, a base de ciertas hierbas, aceites y perfumes a cuyos olores son receptivos los hombres sometidos a estos vaivenes psíquicos, amortiguando sus cambios bruscos de humor y comportamiento.

Nutricionalmente pueden lograrse efectos beneficiosos que coadyuvan al retorno a la normalidad, especialmente con una buena suplementación de ácidos grasos esenciales, vitamina B6, cinc y magnesio, eligiendo alimentos con glúcidos de liberación lenta (es decir, no azúcares simples) y, como complemento específico, aportando el aminoácido 5–Hidroxitriptófano.

La ciclotimia, un trastorno básicamente hormonal

Entre las variadas anomalías psicológicas relacionadas con los estados de ánimo se encuentra la ciclotimia, caracterizada por frecuentes cambios de humor repentinos en el hombre y estrechamente relacionada con el llamado trastorno bipolar, del cual se considera una variante de menor entidad. Su origen más frecuente radica en alteraciones hormonales de localización suprarrenal, y su tratamiento más adecuado combina elementos farmacológicos, afectivos y nutricionales.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018