Excite

¿Es más saludable el azúcar moreno que la blanca?

La creciente preocupación de nuestra sociedad por aquello que comemos ha hecho que se difundan muchas ideas sobre nutrición que son totalmente falsas o simplemente verdades a medias fruto de una mala interpretación general. Todos hemos oído aquello de que no hay que comer pasta para cenar, que el chocolate produce granos o que el azúcar moreno es más sano que el convencional, una idea esta última que tiene muchos matices que conviene aclarar antes de sacar conclusiones precipitadas al rescto.

    Foto: Shutterstock

¿Cuáles son las diferencias entre azúcar moreno y el refinado?

A grandes rasgos y a modo de conclusión preemilinar, es importante subrayar que no existen diferencias notables entre el azúcar blanco y su versión 'morena', una variedad esta última que muchos creen más sana y más calórica y que usan como pretexto para abusar de ella. Aunque si bien el producto final es muy similar, la principal diferencia radica en el método de producción de la misma:

  • Azúcar blanco: la mayor parte de este producto que se consume en nuestro país se produce a partir de la remolacha, de la que primero se extrae la sacarosa y luego se cristaliza. Para conseguir el producto, además de para purificarlo y darle su aspecto final se somete a una serie de complejos procesos químicos, lo que le ha hecho granjearse su mala fama frente a la variedad más oscura.
  • Azúcar moreno: para conseguir este alimento, se suele recurrir a dos métodos diferentes en nuestro país. Una primera fórmula consistiría en mezclar azúcar blanco con azúcar de caña creando una mezcla que a su vez se cubriría con melaza para darle su característico color oscuro, creando lo que se ha dado en llamar como 'azúcar teñido', un término que ya deja entrever que nos están dando gato por liebre. Otra segunda forma de conseguirlo es mediante la cristalización de la caña de azúcar, un proceso muy similar al que se realiza en el caso del azúcar blanco, pero en el que no se elimina la melaza, de ahí el color que lo caracteriza
    • Foto: Shutterstock

    Diferencias de composición

    Más allá del proceso de fabricación, lo que interesa a la mayoría de los consumidores es las diferencias en la composición de ambos productos, algo que ya hemos avanzado que no es sustancial ni definitorio.

    El azúcar blanco, el refinado, está compuesto en un 99% por sacarosa, mientras que en las diferentes versiones del azúcar moreno (integral o convencional) el porcentaje de este compuesto es del 85-95% dependiendo del fabricante, siendo el resto agua y minerales.

    Esta diferencia ínfima en su composición hace que, a la hora de la verdad, solamente se disten en el precio y en el sabor, no así en su aporte energético y propiedades. Es más, teniendo en cuenta que la cantidad diaria recomendada de azúcar que debemos consumir según la Organización Mundial de la Salud es de 25 gramos al día, decantarse por azúcar blanco o por azúcar moreno a la hora de hacer una receta o echárse una cucharada en el café, apenas tendrá repercusión en tu organismo, siendo más importante la moderación a la hora de consumir cualesquiera de sus variedades antes que estas mismas.

    España - Excite Network Copyright ©1995 - 2021