Excite

¿Afecta el mal tiempo a nuestro estado de humor?

Todo el mundo conoce a alguien que puede predecir las lluvias porque le empiezan a doler los huesos. Eso tiene una explicación científica, pues se debe al sutil cambio de presión atmosférica que precede a las precipitaciones. Y aunque todo el mundo tiene la idea de que el mal tiempo provoca también mal humor o desánimo, aquí las cosas no están tan claras.

    ® Getty Images

El trastorno afectivo estacional

Este trastorno está bien documentado en la literatura médica. Ocurre con más frecuencias en lugares que tienen largas horas de oscuridad. Los síntomas se van intensificando a medida que avanza el otoño y durante el invierno. Se manifiesta con sensación de desesperanza, pérdida de interés en las actividades diarias, aumento del sueño y del apetito, con aumento de sueño, y falta de energía y de capacidad de concentración.

En realidad, se trata de una variante de la depresión clínica y como tal, debe ser tratada por un médico. Si se deja sin tratar, al igual que otras formas de depresión, puede hacerse crónico y llegar a la idea de suicidio. El tratamiento, además de los antidepresivos, puede pasar por la fototerapia, para imitar las horas de luz solar que faltan.

En el campo de la psicología

El trastorno afectivo estacional entra en el campo de la psiquiatría, pero hay otras afectaciones causadas por los cambios de tiempo que entrarían bajo el dominio de la psicología.

FOTOS: 10 consejos para ser positivos y felices en el trabajo

En un estudio realizado en 2008, se hizo un seguimiento del estado de ánimo de 1 200 personas relacionándolo con el tiempo atmosférico. Los resultados parecen contradecir en parte la sabiduría popular. Cuando se trataba de estados de ánimos positivos, nada en el tiempo atmosférico tenía un efecto reseñable. Sin embargo, los estados de ánimo negativos mejoraban con el aumento de temperatura, mientras que el viento y la menor luz solar empeoraban los síntomas.

Pero hay otras relaciones curiosas entre clima y comportamiento. Por ejemplo, un estudio sugiere que puede haber relación entre el clima más caluroso y los crímenes violentos, en especial entre grupos (guerras, terrorismo, bandas callejeras), siendo mucho menor su influencia en crímenes violentos entre personas. También hay estudios que apuntan a una mayor tasa de suicidios a finales de primavera y principios de verano, justo cuando el tiempo empieza a mejorar. Pero para una persona normal, sin problemas psiquiátricos ni comportamientos antisociales, la influencia del clima es mínima.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019